¿Cómo puede la cebada del Libro de Mormón alimentar la fe?

Abril 19, 2017
Tallo de cebada vía Wikimedia commons
KnoWhy #87
Tallo de cebada vía Wikimedia commons
“Y empezamos a cultivar la tierra, sí, con toda clase de semillas, con semillas de maíz, de trigo y de cebada, con neas y con sheum, y con semillas de toda clase de frutas”
Mosíah 9:9

El conocimiento

Cuando Zeniff tomó a un grupo de nefitas para regresar a la tierra de Nefi, buscando reclamar "la tierra de la primera herencia de [sus] padres”, ellos "empeza[ron] a cultivar la tierra, sí, con toda clase de semillas" (Mosíah 9:1, 9; cf. Mosíah 7:22). Incluido en la lista de semillas se encuentra el trigo y la cebada, dos granos del viejo mundo que se creía por muchos años ser ausente en el nuevo mundo precolombino. Sin embargo, por lo menos para la cebada, esa suposición es errónea.

En realidad, hay tres tipos de cebada silvestre, nativas de las Américas, algo de lo cual los científicos han sabido por mucho tiempo. No fue sino hasta 1983, sin embargo, que los arqueólogos descubrieron por primera vez un tipo de cebada domesticada nativa de las Américas en Arizona en un contexto precolombino (ca. d. C. 900).1

Agricultura neolítica. Imagen vía emaze.com

Una especie de cebada que los científicos llaman "hordeum pusillum" ha sido encontrada desde entonces a lo largo del valle del río Mississippi,2 donde era un alimento básico durante los sub-periodos medio (ca. 200 a. C. - 500 d. C.) y tardío (ca. 500-1000 d. C.) del periodo Silvícola3 aunque "probables especímenes cultivados", también se han encontrado con fecha en los años 800 a. C. en Iowa.4 De acuerdo con dos eruditos no SUD, "extensa evidencia arqueológica también señala de la cultivación de hordeum pusillum en el sureste y partes de México".5

El porqué

Con el tiempo, más y más evidencia de la cultivación de este tipo de cebada en las Américas ha emergido sobre un espacio cada vez más amplio de tiempo y geografía. La cebada conocida como hordeum pusillum pudo haberse difundido a otras regiones de las Américas donde se sabe que se comercializaba con el sureste y el este de los Estados Unidos, incluyendo el intercambio de cultivos.6 En cualquier caso, la evidencia demuestra que al menos en algunas partes de las Américas, un tipo de cultivo de cebada era sumamente importante durante los tiempos del Libro de Mormón. 

"Lib" por James Fullmer.

Esto tiene importantes implicaciones para el Libro de Mormón. En el segundo y primer siglo antes de Cristo, la cebada tomó una función significativa en la sociedad nefita, no solamente como comida, sino como una medida de cambio (Alma 11:1-19), tal como se hizo en los sistemas económicos del antiguo Cercano Oriente.7 La evidencia de lo que es frecuentemente llamado arqueobotánica (el estudio de los restos de plantas en sitios arqueológicos) ahora confirma que una especie de cebada era sumamente importante para algunas culturas en las Américas en ese momento. 

Este es otro ejemplo que ilustra los beneficios de tener paciencia con la arqueología.8 John L. Sorenson comentó: “Que un cultivo tan importante podría haber pasado desapercibido durante tanto tiempo por los arqueólogos justifica la idea de que el trigo también podría encontrarse en antiguos sitios [americanos]”.9 Aún quedan preguntas acerca de los cultivos nefitas, los animales y la cultura material, pero los descubrimientos como la cebada hordeum posillum ilustran la sabiduría de mantener una mente abierta y de evitar juicios precipitados al considerar y explorar lo que el Libro de Mormón dice acerca de la vida nefita.

Otras lecturas

Tyler Livingston, “Barley and the Book of Mormon: New Evidence,” Book of Mormon Archaeological Forum (2010).

John L. Sorenson and Robert F. Smith, “Barley in Ancient America,” in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1992), 130–132.