¿De qué manera nos descarría del camino el Diablo?

Marzo 9, 2017
 La tentación de Cristo en la montaña, por Duccio di Buoninsegna
KnoWhy #55
La tentación de Cristo en la montaña, por Duccio di Buoninsegna
"Y así el diablo engaña sus almas, y los conduce astutamente al infierno".
2 Nefi 28:21

El conocimiento

Al profetizar Nefi acerca de los últimos días, se tomó el tiempo para observar las formas en que Satanás intentará descarriar a las personas. Se puede aprender mucho acerca de los métodos del Diablo al estudiar todo 2 Nefi 28. En este capítulo, John y Gregory Welch observaron que "son muchas las frases que describen el comportamiento de los que siguen al diablo". Ellos señalaron que muchas de las cosas que Nefi describe "impregnarán gran parte de la sociedad en los últimos días".1

Mucho de lo que Nefi vio puede estar "bien disfrazado como las filosofías y tendencias" que impregnan el pensamiento del mundo, que parecen ser inofensivos y bien intencionados. Miriam Horwinkle, documentó muchas de estas ideologías y tácticas que se encuentran en 2 Nefi 28 (ver tabla).2 Ella encontró esparcidos un total de 48 en 2 Nefi 28:3–30

Tal vez lo más conocido entre estos es la advertencia contra una actitud de complacencia. "Todo va bien en Sion; sí, Sion prospera, todo va bien", es una de las muchas mentiras que Satanás dirá (2 Nefi 28:21, cf. vv. 24-25). Significativamente, esto se trata de la complacencia dentro de la iglesia en Sión. 

Aunque normalmente está separada de la noción de "todo va bien", la declaración adicional, "[h]emos recibido, y no necesitamos más!" (2 Nefi 28:27), puede ser vista como un síntoma de la complacencia. Tal declaración tan arrogante puede proyectar la falsa creencia que uno ya lo sabe todo, y por lo tanto ya no es necesario que los profetas y apóstoles hablen y guíen a la iglesia o al mundo ahora en día. Aquellos que piensan de esta manera tienden a estar "enojados a causa de la verdad de Dios" (2 Nefi 28:28), y en su lugar ponen su "confianza en el hombre" o en las filosofías de los hombres, o hacen de la "carne su brazo" (2 Nefi 28:31). 

Tomado de esta manera, la explicación de Nefi de que "aquel que está edificado sobre la roca, la recibe con gozo" puede indicar la necesidad de paradigmas duraderos en el evangelio (2 Nefi 28:28)–que, por supuesto, comienzan con un firme testimonio de Jesucristo, quien es la roca (véase Helamán 5:12). 

Por otra parte, la exclamación arrogante, "no necesitamos más", puede reflejar la actitud que uno ha estudiado y ha aprendido lo suficiente, o que su perspectiva del mundo y sus presuposiciones están totalmente bien fundamentadas. Interpretado de esta manera, lograr que la gente diga "no necesitamos más" podría representar una táctica de Satanás de hacer que las personas se resistan a ajustar sus presuposiciones. Por lo tanto, Satanás previene que la gente acomode nueva información que pone a prueba su fe, o de cuestionar los prejuicios de los puntos de vista que denigran la fe. 

Por lo tanto, estar "fundado sobre un cimiento arenoso" representa un paradigma rígido y frágil que no se sostiene bien cuando la nueva información desafía las presuposiciones de los fieles. De una forma u otra, estas personas se ven atraídas hacia la inseguridad, y se encuentran a menudo en medio de una crisis de fe, es decir, que "tiembla[an] por miedo de caer" (2 Nefi 28:28).

El porqué

Cualquiera que esté familiarizado con las competiciones deportivas entiende la importancia de conocer las tácticas y tendencias de su oponente. Si no somos conscientes de las estrategias de Satanás, y no permanecemos vigilantes en nuestros esfuerzos para resistir sus tentaciones, entonces será fácil para él y nos "pacifi[que] y... adorme[zca] con seguridad carnal" (2 Nefi 28:21). Él será capaz de conducirnos "del cuello con cordel de lino, hasta que [nos ate] para siempre jamás con sus fuertes cuerdas" (2 Nefi 26:22).

Nefi dejó claro que las consecuencias específicas de pensar que "tenemos suficiente" (2 Nefi 28:29). Los que se edifican sobre la roca son capaces de aprender "línea por línea, precepto por precepto". Debido a que podrán acomodar nueva información, el Señor les "dará más". Aquellos como Lamán y Lemuel, quienes se resistieron a las nuevas instrucciones, llegarán a decir: "Tenemos bastante, les será quitado aun lo que tuvieren". Esto puede verse, una y otra vez, con los que luchan para adaptarse a la nueva información en sus paradigmas y pierden la fe en lo que ya saben.

Como Dennis L. Largey expresó, a través de Nefi "nuestro Padre Celestial justamente nos ha abierto a sus hijos el libro de jugadas profanas de aquellos identificados como sus enemigos".3 Esta es la razón por la que un par de eruditos Santos de los Últimos Días han dicho: "El Diablo odia el Libro de Mormón porque expone sus tácticas."4 Probablemente no hay ningún otro lugar en las escrituras o en la literatura religiosa que ponga todo esto de forma más clara, convincente y persuasiva. Esa es una razón suficiente para estar agradecidos por el Libro de Mormón. Los interesados en recibir con brazos abiertos el gran plan del Santo de Israel, deben estudiar 2 Nefi 28 cuidadosamente con el fin de prepararse mejor a sí mismos en contra de estas estratagemas del "sutil plan del maligno" (2 Nefi 9:28; cf. Alma 28:13; Doctrina y Convenios 10:12, 23).

Otras lecturas

John W. Welch and Gregory J. Welch, Charting the Book of Mormon: Visual Aids for Personal Study (Provo, UT: FARMS, 1999), 79

Dennis L. Largey, “The Enemies of Christ: 2 Nephi 28,” in The Second Nephi, The Doctrinal Structure, ed. Monte S. Nyman and Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1989), 287–305.

  • 1. John W. Welch and Gregory J. Welch, Charting the Book of Mormon: Visual Aids for Personal Study (Provo, UT: FARMS, 1999), 79. No hay paginación, por lo tanto, los números se refieren al número de gráfica.
  • 2. Welch and Welch, Charting the Book of Mormon, 79. Horwinkle fue asistente de enseñanza de John W. Welch al tiempo que ella compiló la lista.
  • 3. Dennis L. Largey, “The Enemies of Christ: 2 Nephi 28,” in The Second Nephi, The Doctrinal Structure, ed. Monte S. Nyman and Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1989), 287.
  • 4. D. Kelly Ogden and Andrew C. Skinner, Verse by Verse: The Book of Mormon, 2 vols. (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2011), 1:242.