¿Fue utilizado el Libro de Mormón como el primer manual administrativo de la iglesia?

Marzo 30, 2017
Escrituras y Manual, vía lds.org
KnoWhy #72
Escrituras y Manual, vía lds.org
"[S]abéis las cosas que debéis hacer en mi iglesia... porque aquello que me habéis visto hacer, eso haréis vosotros. De modo que si hacéis estas cosas, benditos sois, porque seréis enaltecidos en el postrer día".
3 Nefi 27:21—22

El conocimiento

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días celebra el aniversario de su organización el 6 de abril. Nosotros en Book of Mormon Central queremos ayudar a celebrar esta ocasión, destacando la forma en que el Libro de Mormón desempeña un papel importante en desarrollo de la organización de la iglesia restaurada. Una de las muchas contribuciones del libro es su papel divino de guiar a José Smith y a otros de los primeros líderes de la iglesia en la creación de los principios administrativos de la iglesia. 

Imagen vía lds.org

José Smith y Oliver Cowdery buscaron orientación de lo alto cuando empezaron a bautizar y guiar a los primeros Santos en adoración, y encontraron muchos principios importantes para hacerlo en las páginas del Libro de Mormón. Como lo ha explicado el erudito SUD John W. Welch: "La primera evidencia de que el Libro de Mormón se entendió y se utilizó como una guía administrativa de la iglesia llegó tan pronto como a finales de junio de 1829, poco después de que la traducción del Libro de Mormón se había completado".1 En un borrador de tres páginas de un documento titulado "Articles of the Church of Christ" (Artículos de la Iglesia de Cristo), Oliver Cowdery citó generosamente del Libro de Mormón sobre diversos temas relacionados con las instrucciones básicas para la administración de ordenanzas y otras prácticas de la iglesia.2 Una gran parte del documento consiste en largas citas con respecto al bautismo, el conferir el don del Espíritu Santo, la santa cena, procedimientos disciplinarios y la manera de llevar a cabo los servicios de adoración de la iglesia. Welch señaló que estos pasajes vienen textualmente de las palabras de Cristo en 3 Nefi 9, 11, 18 y 27, y de Moroni 3, 4, 5 y 6 . Versículos también son citados de 2 Nefi 26; Alma 1, 12, 1634; y Éter 5.3

Lo siguiente es una larga muestra de los muchos principios administrativos e instrucciones que se pueden encontrar en el Libro de Mormón:

El porqué

De esta larga lista, y muchas otras instrucciones, no es difícil ver por qué uno podría llamar al Libro de Mormón un manual de instrucciones para la administración de la iglesia.

Los lectores del Libro de Mormón a menudo dirigen su atención a sus narrativas, biografías, doctrinas, revelaciones o detalles geográficos, literarios o culturales. Muchos no suelen darse cuenta de la gran deuda que la Iglesia restaurada debe al Libro de Mormón por la gran cantidad de guías prácticas para la administración de la iglesia del Señor que proporcionó para los primeros santos. En realidad, es bastante sorprendente que un conjunto tan coherente y útil de declaraciones de políticas, procedimientos y prácticas de la iglesia haya podido estar incorporados, a menudo discretamente, en pasajes dispersados por todo el Libro de Mormón. 

El Señor Jesucristo estableció Su evangelio y Su iglesia entre los pueblos del Libro de Mormón. De hecho, les dijo las cosas que "debe[n] hacer" en Su Iglesia (3 Nefi 27:21). Los principios que fueron revelados a estos pueblos antiguos de Dios fueron registrados de modo que pudieran beneficiar también a las generaciones futuras, y aquellos a que se les asignaría la tarea de restaurar el orden revelado de la iglesia de Jesucristo.

Por estas razones, José Smith, Oliver Cowdery y los primeros líderes de la Iglesia utilizaban el Libro de Mormón como una fuente poderosa de instrucción, dada por Dios, sobre la forma en que la Iglesia de Cristo debe ser establecida y cómo debe operar. Tomaron el libro seriamente y prestaron mucha atención a sus enseñanzas. Cuando ellos fallaron en hacerlo constantemente, el Señor les recordó a "obrar de acuerdo con lo que h[a] escrito" en el Libro de Mormón (DyC 84:57; énfasis añadido).

John W. Welch llegó a la siguiente conclusión:

Los principios de administración integrados en el Libro de Mormón son maravillosos. Cuando las instrucciones se ensamblan y se reúnen fuera de sus parámetros narrativos, todo el conjunto de instrucciones es increíblemente detallado y efectivo. La dimensión administrativa del Libro de Mormón es aún otro nivel de complejidad de este libro milagroso. El Libro de Mormón no solo revela las claras y preciosas verdades del evangelio, sino que también transmite directrices prácticas que funcionan, en todo el mundo, como una orden efectiva y dinámica de la iglesia.5

Por estas muchas razones, el Libro de Mormón debe tenerse en alta estima en todos los círculos religiosos como un manual fundamental de la organización y el ministerio cristiano.

Otras lecturas

John W. Welch, “The Book of Mormon as the Keystone of Church Administration,” in A Firm Foundation, David J.  Whittaker and Arnold K. Garr eds. (Salt Lake City: Deseret Book, and Provo: BYU Religious Studies Center, 2011), 15-58.