¿Por qué debemos hacer lo que hizo Jesús?

Octubre 6, 2017
 Jesús declara que es el Buen Pastor, imagen vía LDS Media Library
KnoWhy #221
Jesús declara que es el Buen Pastor, imagen vía LDS Media Library
"De modo que si hacéis estas cosas, benditos sois, porque seréis enaltecidos en el postrer día".
3 Nefi 27:22

El Conocimiento

Como parte de su discurso concerniente a Su iglesia, Jesús declaró: "[V]osotros sabéis las cosas que debéis hacer en mi iglesia; pues las obras que me habéis visto hacer, esas también las haréis; porque aquello que me habéis visto hacer, eso haréis vosotros" (3 Nefi 27:21).

Jesús siguió este mandamiento repetido con una promesa: "De modo que si hacéis estas cosas, benditos sois, porque seréis enaltecidos en el postrer día" (3 Nefi 27:22). Este mandamiento y las bendiciones que promete deben de instar a los lectores a revisar pausada y cuidadosamente las obras que hizo Jesús durante Su ministerio entre los nefitas.

Cristo curó a muchos en su visita a América

Por ejemplo, la primera acción de Cristo fue descender de los cielos y visitar Su templo, estableciendo así al templo como un símbolo sagrado de Su presencia (3 Nefi 11:8). Después Él "extendió la mano" y testificó al pueblo que era "Jesucristo, de quien los profetas testificaron que vendría al mundo" (vv. 9-10).1 De esta manera, Jesús afirmó los testimonios registrados de los profetas que vinieron antes que Él y demostró la importancia de testificar de las verdades sagradas.

Después de esto, Cristo dijo: "Levantaos y venid a mí" (3 Nefi 11:14). Esta simple declaración captura profundamente la esencia del evangelio. Tal como el pueblo en la tierra de Abundancia, todos los hijos de Dios están invitados a venir a Cristo al aprender de Sus enseñanzas y entonces experimentar para sí mismos por el poder del Espíritu Santo (véase Moroni 10:5, cf. Alma 32:28-35).

Después Jesús permitió al pueblo a que "metier[a]n las manos en su costado, y palpar[a]n las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies" (3 Nefi 11:15). Permitiendo a cientos de individuos a experimentar un contacto físico con Su divino cuerpo proporcionó un poderoso testimonio de Su resurrección.

Durante el resto de Sus tres días de ministerio entre el pueblo, Jesús ordenó a los poseedores del sacerdocio, instituyó los sacramentos, sanó a los enfermos y a los afligidos, bendijo a los niños, oró por las personas, enseñó importantes doctrinas, definió Su evangelio y reveló el nombre de Su iglesia (véase la tabla para una lista completa).

Infográfico

El Porqué

El 22 y 23 de septiembre de 1832, José Smith recibió una revelación del Señor en la que declaró: "Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tratado ligeramente las cosas que habéis recibido" (DyC 84:54).2 Más adelante el Señor declaró que esta "incredulidad y vanidad han traído la condenación sobre toda la iglesia" y que permanecerían bajo esta condenación hasta que ellos "se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón... no solo de hablar, sino de obrar de acuerdo con lo que he escrito" (v. 55, 57 énfasis añadido).3

Cristo enseñó a orar a los habitantes de América

Esta revelación demuestra lo importante que es para la iglesia y sus miembros de realmente hacer—y no solo decir—lo que el Libro de Mormón enseña. Por otra parte, la repetición enfática de Jesús en 3 Nefi 27:21 deja muy claro que lo que enseñó en el texto es lo más fundamentalmente importante de seguir: "porque aquello que me habéis visto hacer, eso haréis vosotros".

Prestar cuidadosa atención a las cosas que Jesús hizo en 3 Nefi puede ayudar a explicar porqué los Santos de los Últimos Días se esfuerzan por adorar de la manera que lo hacen.4 Por ejemplo, ¿por qué los miembros de la iglesia regularmente asisten a las reuniones sacramentales y comparten sus testimonios? Eso fue lo que Jesús hizo en Su primer día en la tierra de Abundancia, proclamando: "Y siempre haréis esto" (3 Nefi 18:11; 3 Nefi 11:10-11).

¿Por qué los miembros de la iglesia leen regularmente sus escrituras? Eso es lo que Jesús hizo cuando recitó las palabras de Isaías al pueblo y les mandó "escudriñ[ar] estas cosas diligentemente" (3 Nefi 23:1). ¿Por qué los miembros de la iglesia oran con frecuencia con sus familias? Eso es lo que Jesús hizo, diciendo: "Y así como he orado entre vosotros, así oraréis en mi iglesia" (3 Nefi 18:16). ¿Por qué los miembros de la iglesia sostienen a los profetas y apóstoles vivientes? Esto es lo que Jesús hizo, declarando que su pueblo debería "presta[r] atención a las palabras de estos doce que yo he escogido" (3 Nefi 12:1).

Jesús enseñando en América

La visita de Jesús entre los nefitas da una extendida representación de su vida y enseñanzas.5 Aquellos que estudian Su ejemplo cuidadosamente descubrirán modelos sagrados de ministerio así como también profundos conocimientos concernientes a Su divino carácter y personalidad. También sentirán Su amor por ellos como individuos, familias y comunidades y naciones. Y al reconocer Su amor y bondad eterna, ellos serán "llenos de anhelo" a verdaderamente conocerle y seguirle en todas las cosas (3 Nefi 19:24).

El presidente Howard W. Hunter enseñó:

Sigamos al Hijo de Dios en todo lo que hagamos y en todos los niveles sociales de la vida; hagamos de Él nuestro ejemplo y nuestro guía. En todo momento debemos preguntarnos a nosotros mismos: "¿Que haría Jesús?" Y entonces ser mas valientes para obrar de acuerdo con la respuesta. ... Al grado que el poder mortal que poseemos nos lo permita, debemos hacer todo lo que podamos por llegar a ser como Cristo, el único ejemplo perfecto e inmaculado que haya pasado por este mundo.6

Otras Lecturas

Howard W. Hunter, "¿Que Clase De Hombres Habéis De Ser?" Conferencia General, abril de 1994, en línea en lds.org.

Ezra Taft Benson, "Seamos Puros", Liahona, julio 1986.

Lista completa de lo que Jesús hizo en 3 Nefi

  • Jesús visitó personalmente a Su pueblo en el templo de la tierra de Abundancia (véase 3 Nefi 11:10-11).
  • Jesús testificó de Su identidad y misión divina (véase 3 Nefi 11:10-11).
  • Jesús ministró a los individuos "uno por uno", enfatizando las marcas de Su crucifixión y la realidad de Su resurrección (3 Nefi 11:15).
  • Jesús dio la autoridad del sacerdocio a Sus discípulos escogidos (véase 3 Nefi 11:19-23, 3 Nefi 18:36-38).
  • Jesús aclaró cómo las ordenanzas del sacerdocio deben ser desarrolladas para que el pueblo no tenga "disputas entre [ellos]" (3 Nefi 11:22; cf. 3 Nefi 22; 23:1–3).
  • Jesús definió claramente Su doctrina (véase 3 Nefi 11:30-35).
  • Jesús enseñó al pueblo sobre la unidad y los testimonios interdependientes de la Trinidad (véase 3 Nefi 11:35-36; 3 Nefi 19:23).
  • Jesús estableció la autoridad eclesiástica de Sus discípulos, declarando: "Bienaventurados sois si prestáis atención a las palabras de estos doce que yo he escogido de entre vosotros para ejercer su ministerio en bien de vosotros" (3 Nefi 12:1).
  • Jesús pronunció un discurso casi idéntico al Sermón del Monte (véase 3 Nefi 12-14, cf. Mateo 5-7) y luego declaró: "[A] cualquiera que se acuerde de estas palabras mías, y las haga, lo exaltaré en el postrer día" (3 Nefi 15:1).
  • Jesús dio entrenamiento especial e instrucción a Sus doce discípulos (véase 3 Nefi 15:11; 3 Nefi 18:10-17, 37).
  • Jesús ayudó a las personas a entender su verdadera identidad como las "otras ovejas" de la casa de Israel (véase 3 Nefi 15:19-24).
  • Jesús ordenó a los discípulos a "escribir [Sus] palabras" (3 Nefi 16:4; cf. 3 Nefi 23:4; 7–13).
  • Jesús, cuando estaba a punto de partir, decidió permanecer un poco más con las personas de acuerdo con sus deseos de que permaneciera (véase 3 Nefi 17:5-6).
  • Jesús sanó a todo el que estuviera enfermo o "afligidos de manera alguna" (3 Nefi 17:7).
  • Jesús lloró diciendo: "Es completo mi gozo" (3 Nefi 17:20-21).
  • Jesús "tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y los bendijo, y rogó al Padre por ellos" (3 Nefi 17:21).
  • Jesús administró el sacramento, enseñando al pueblo su significado y propósito y mandó que hicieran "esto por todos los que se arrepientan y se bauticen en mi nombre" (3 Nefi 18:11).
  • Jesús enseñó al pueblo como orar y mandó: "Orad al Padre en vuestras familias, siempre en mi nombre" (3 Nefi 18:21).
  • Jesús mandó al pueblo a "[reunirse] con frecuencia; y a nadie le prohibiréis estar con vosotros cuando os reunáis" (3 Nefi 18:22).
  • Jesús enfatizó las normas de dignidad, declarando "no [permitirán] que ninguno a sabiendas participe indignamente de mi carne y de mi sangre" (3 Nefi 18:28).
  • Jesús repetidamente oró en nombre de su pueblo y Sus discípulos (véase 3 Nefi 19:19-24, 27-35).
  • Jesús mandó a su pueblo a "[e]scudriñad a los profetas]" (3 Nefi 23:5) y dio instrucciones específicas de estudiar diligentemente las palabras de Isaías "porque grandes son las palabras de Isaías" (3 Nefi 23:1).
  • Jesús reveló las palabras de Malaquías (véase 3 Nefi 24-25), y luego "les explicó todas las cosas" (3 Nefi 26:3).
  • Jesús mandó al pueblo que "[diera su] nombre a la iglesia" (3 Nefi 27:7).
  • Jesús claramente definió su evangelio (véase 3 Nefi 27:13-21).
  • Jesús mandó a Sus discípulos a juzgar al pueblo "según el juicio que yo os daré, el cual será justo" (3 Nefi 27:27).
  • Jesús declaró Su gozo por aquellos que siguieron Sus enseñanzas (véase 3 Nefi 27:31).
  • Jesús dio bendiciones de despedida a sus discípulos (véase 3 Nefi 28:1-11).
  • Jesús ascendió al cielo y regresó a su Padre (véase 3 Nefi 18:35, 39; 3 Nefi 26:15).