¿Por qué el canto de los himnos era parte de los servicios de adoración nefitas?

Noviembre 17, 2017
Coro del Tabernáculo Mormón, imagen vía LDS Media Library
KnoWhy #251
Coro del Tabernáculo Mormón, imagen vía LDS Media Library
"Y los de la iglesia dirigían sus reuniones de acuerdo con las manifestaciones del Espíritu... porque conforme los guiaba el poder del Espíritu Santo, bien fuese predicar, o exhortar, orar, suplicar o cantar, así se hacía".
Moroni 6:9

El Conocimiento

En Moroni 6, como parte de las instrucciones de Moroni sobre cómo "dirigían sus reuniones" en la iglesia (Moroni 6:9), Moroni mencionó el canto. Evidentemente, la iglesia nefita, como Moroni la conocía, hacía del canto una parte de sus servicios de adoración, guiados por el Espíritu Santo. Aunque el texto no indica cuándo se instituyó oficialmente esta práctica, existe una larga historia del uso de la música y los himnos en la antigua adoración israelita y judeocristiana. Las prácticas de adoración nefitas encajan muy bien en esta tradición.

El canto de himnos se remonta a las ceremonias sagradas del antiguo templo israelita de Jerusalén y más allá.1 La erudita bíblica Margaret Barker ha declarado: "Los Salmos fueron el libro de himnos del templo, y en ellos vislumbramos algo de la antigua liturgia".2 La Biblia indica que una de las funciones de la tribu sacerdotal de Israel, los levitas, era cantar en el tabernáculo y, más tarde, en el templo de Jerusalén.3

Esta práctica continuó a través del desarrollo del judaísmo y fue adoptado por los primeros cristianos también. Los grupos judíos que escribieron los Rollos del Mar Muerto estaban claramente interesados en componer y cantar himnos. Entre los rollos, se encontraron más textos del libro de Salmos que de cualquier otro libro bíblico. Además, se han encontrado muchos otros rollos que contienen salmos/himnos desconocidos en la Biblia.4

Jesus Institutes the Sacrament (Jesús instituye el sacramento) por Gary E. Smith

El Nuevo Testamento representa al Salvador y sus apóstoles cantando un himno al final de la cena de la Pascua en la que Cristo instituyó el sacramento de la Cena del Señor (Mateo 26:30). Pablo y Santiago recomendaron el canto de himnos en sus cartas a los miembros de la iglesia (Efesios 5:19, Santiago 5:13). El apóstol Juan fue testigo del canto de los himnos en el cielo, ante el trono de Dios (Apocalipsis 5:8-9; 14:2-3).

Asimismo, el Libro de Mormón contiene muchas referencias al canto de himnos. Lehi y Nephi, los primeros autores del libro, aparentemente trajeron la tradición de cantar canciones sagradas con ellos cuando salieron de Jerusalén. Lehi "vio abrirse los cielos", con Dios en su trono, "rodeado de innumerables concursos de ángeles, en actitud de estar cantando y alabando a su Dios" (1 Nefi 1:8). Las planchas de bronce, de las cuales Nefi leyó, contenían referencias al canto en el contexto de adorar a Dios (por ejemplo, 1 Nefi 21:13, 2 Nefi 22:1-6).

El rey Benjamín habló de su deseo de unirse "a los coros celestes, para cantar alabanzas a un Dios justo" (Mosíah 2:28). Alma habló a los miembros de la Iglesia en Zarahemla acerca de cantar "del amor que redime" (Alma 5:9, 26; 26:8, 13). En 3 Nefi 4, después de su victoria sobre Zemnaríah, los nefitas "prorrumpieron unánimes en cantos", lo que evidentemente fue una canción que todos sabían (3 Nefi 4:28-33). Cuando Cristo visitó las tierras del Libro de Mormón, muchos de los pasajes de las Escrituras que compartió mencionaron cantar alabanzas a Dios.5

El Porqué

Los antiguos sacerdotes israelitas usaban música como parte de la adoración en el templo. Artista desconocido.

El canto de himnos sagrados en los días de Moroni no fue de ninguna manera un acontecimiento inesperado. Era claramente parte de la tradición religiosa del antiguo Israel que continuó no solo en la práctica del Libro de Mormón, sino también en la de los grupos judíos y cristianos posteriores. El lenguaje de los Salmos se puede encontrar en todo el Libro de Mormón y el Nuevo Testamento, lo que demuestra cuán memorables e importantes fueron las palabras de estos himnos en las vidas de los antiguos israelitas y los primeros cristianos. Lo interesante es preguntar por qué fue una parte importante de los servicios de adoración. Más allá del hecho de que era tradición y alentado por las Escrituras, pueden haber tres razones importantes:

1) Se creía que componer y cantar himnos estaba inspirado por el Espíritu y también que podría traer el Espíritu. Un rollo de Salmos de Qumrán declara que a David le fue dado el Espíritu y que “completó todos estos [himnos] a través de la profecía que le fue dada ante el Altísimo” (11QPs un 27:4-11).

Esta idea de que los salmos e himnos de David fueron inspirados por el Espíritu (por profecía) parece haber continuado en la creencia cristiana.6 Además, el Dr. Barker ha sugerido que el canto de himnos era una forma de invocar el Espíritu o la presencia del Señor.7 Estas nociones encajan bien con el comentario de Moroni de que la iglesia cantaba himnos "conforme los guiaba el poder del Espíritu Santo" (Moroni 6:9).

2) Al parecer, el cantar himnos fue hecho a imitación de los ángeles en el cielo. El erudito SUD John Tvedtnes argumentó que cuando el rey Benjamín mencionó que quería "[unirse] a los coros celestes" (Mosíah 2:28), es probable que estuviera hablando de la celebración nefita de la fiesta de los tabernáculos israelita, "cuando un coro de levitas cantaron en imitación del coro de ángeles".8

Between Heaven and Earth (Entre el cielo y la tierra) por Annie Henrie

Lehi había visto el coro celestial de ángeles (1 Nefi 1:8), como lo había hecho Alma (Alma 36:22). La Biblia menciona este canto angelical (Job 38:7, Lucas 2:13-14), y algunos de los Rollos del Mar Muerto indican que los adoradores humanos debían aprender las canciones de los ángeles y cantar alabanzas junto con ellos.9 Esta noción sobrevivió en textos posteriores de judíos y cristianos.10

3) Cantar himnos fue una expresión de gratitud al Señor por su regalo de redención. El Libro de Mormón contiene varios relatos en los que el canto de himnos sigue después de un evento en el que el Señor ha salvado a un individuo o grupo, o después de la discusión de un acto redentor. Por ejemplo, como se mencionó anteriormente, cuando Alma ensayó con los miembros de la iglesia de Zarahemla la redención de sus padres de la esclavitud física y espiritual, enfatizó que sus padres "cantaron del amor que redime" (Alma 5:9). De manera similar, cuando los nefitas salieron victoriosos en la batalla (3 Nefi 4), alabaron al Señor por haberlos preservado y "prorrumpieron... en cantos" (3 Nefi 4:31).

Junto con la oración, el canto de himnos ha sido una parte legítima y central de la adoración de nuestro Padre Celestial durante milenios. El Señor le dijo a José Smith en esta dispensación que le agrada el canto de "himnos sagrados". Su "alma se deleita en el canto del corazón" y considera que "la canción de los justos es una oración para mí". El Señor prometió que el canto de tales himnos por los miembros de la Iglesia "será contestada con una bendición sobre su cabeza" (DyC 25:11-12).

Otras Lecturas

John A. Tvedtnes, “The Choirs Above,” en The Most Correct Book: Insights from a Mormon Scholar (Salt Lake City, UT: Cornerstone Publishing, 1999), 167–169.

LeGrand L. Baker y Stephen D. Ricks, “Alma 5: The Song of Redeeming Love,” en Who Shall Ascend into the Hill of the Lord?: The Psalms in Israel’s Temple Worship in the Old Testament and in the Book of Mormon (Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2011), 520–537.

 

  • 1. Hay varias canciones registradas en el Antiguo Testamento (y además del Salterio) que posiblemente preceden al Templo de Salomón. Los ejemplos incluyen: Éxodo 15:1-18; Números 10:35-36; 23-24; Deuteronomio 32-33; Jueces 5; 1 Samuel 2:1-10. Gary A. Rendsburg comentó además: "Desde el momento en que nuestras fuentes lo permiten [el tercer milenio a. C.], los himnos eran parte del ritual del templo del Cercano Oriente, con sus intérpretes como un componente esencial de los funcionarios del templo". Gary A. Rendsburg, “The Psalms as Hymns in the Temple of Jerusalem,” en Jesus and Temple: Textual and Archaelogical Explorations, ed. James H. Charlesworth (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2014), 95. También, Sigmund Mowinckel, The Psalms in Israel’s Worship, trans. D.R. Ap-Thomas, 2 vols. (New York, NY: Abingdon, 1962), 2:85–90.
  • 2. Margaret Barker, Temple Themes in Christian Worship (London, UK: T&T Clark, 2007), 137. La palabra "salmos" en griego (psalmoi) significa, simplemente, "canciones". Aunque es posible que muchos de los Salmos no se hayan escrito o recopilado hasta la época del Segundo Templo, la mayoría de los eruditos concuerdan en que un gran número se compuso y se usó en el período del Primer Templo. Véase, e.g., Rendsburg, “The Psalms as Hymns,” 100.
  • 3. Véase por ejemplo, 1 Crónicas 6:33; 9:33; 15:27; 2 Crónicas 5:12–13; 29:30; 35:15; Ezra 2:40–41; Nehemías 7:1, 73; 10:28, 39; 11:22. Véase John A. Tvedtnes, The Most Correct Book: Insights from a Mormon Scholar (Salt Lake City, UT: Cornerstone Publishing, 1999), 169. Véase también las escrituras de Josefo, por ejemplo, Antiguedades de los judíos, 7.12.3; 20.9.6 ; y la Mishná, Tamid 7:5.
  • 4. Algunos ejemplos incluyen: los Himnos de Acción de Gracias (Hodayot ), las Canciones del Maskil, los himnos del Rollo de la Guerra y las Canciones del sacrificio de Sabbath. Véase por ejemplo, Bilhah Nitzan, Qumran Prayer and Religious Poetry (Leiden: Brill, 1994). Esther Chazon identificó más de 300 salmos, himnos y oraciones entre los Rollos del Mar Muerto. Chazon, “Hymns and Prayers in the Dead Sea Scrolls,” en The Dead Sea Scrolls after Fifty Years: A Comprehensive Assessment, ed. James C. VanderKam y Peter W. Flint (Leiden: Brill, 1998), 244–270. Véase también James H. Charlesworth, Critical Reflections on the Odes of Solomon (Sheffield, UK: Sheffield Academic Press, 1998), 51.
  • 5. Véase por ejemplo, 3 Nefi 16:18–19; 20:32–34; 22:1.
  • 6. Véase, por ejemplo, Hechos 2:29-31.
  • 7. Barker, Temple Themes, 142.
  • 8. Tvedtnes, The Most Correct Book, 169.
  • 9. Véase 1QHodayota 3:22–24; y también Songs of the Sabbath Sacrifice.
  • 10. Para más información sobre este tema, véase Tvedtnes, The Most Correct Book, 167–169.