¿Por qué el rey Benjamín usó paralelos poéticos tan extensivamente?

Abril 14, 2017
El rey Benjamín usó la antigua práctica del paralelismo de Oriente en su famoso discurso. Imagen vía lds.org
KnoWhy #83
El rey Benjamín usó la antigua práctica del paralelismo de Oriente en su famoso discurso. Imagen vía lds.org
"Y quisiera que también recordaseis que este es el nombre que dije que os daría, el cual nunca sería borrado, sino por transgresión; por tanto, tened cuidado de no transgredir, para que el nombre no sea borrado de vuestros corazones".
Mosíah 5:11

El conocimiento

El discurso del rey Benjamín en Mosíah 2-5 bien puede ser llamado una obra maestra de la oratoria.1 Solo un ejemplo de esta maestría es la presencia inconfundible de quiasmos y otros paralelismos en la estructura del discurso. "Una impresionante variedad de estructuras literarias aparece en el discurso de Benjamín, a propósito y hábilmente organizada", señaló John W. Welch. "La manera en que Benjamín utilizó quiasmos, todo tipo de paralelismos, y muchas otras formas de repetir patrones le da un enfoque y énfasis a los mensajes principales y a las cualidades persuasivas de este texto".2

Welch explica que el discurso del rey Benjamín no contiene solo uno o dos simples paralelismos, sino diferentes tipos que se extienden por todo el texto de manera compleja. Además de los quiasmos, "el discurso del rey Benjamín presenta [muchas] técnicas [adicionales usando el paralelismo]".3 El capítulo largo que Welch escribió sobre este tema luego proporciona numerosos ejemplos y citas de literatura que definen y exploran el propósito literario detrás de estos muchos tipos de paralelismos.

Una declaración elegante en el discurso de Benjamín, haciendo uso de coplas directamente paralelas, es su amonestación de creer, que se encuentra en Mosíah 4:8-10. Observe los ritmos de refuerzo encontrados en las palabras pares y ecos redoblados en la elegía de ocho partes que dio Benjamín:  

1 Y este es el medio por el cual viene la salvación,
Y no hay otra salvación aparte de esta de que se ha hablado.

2 ni hay tampoco otras condiciones según las cuales el hombre pueda ser salvo,
sino por las que os he dicho.

3 Creed en Dios, creed que él existe
y que creó todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra.

4 creed que él tiene toda sabiduría
y ,todo poder tanto en el cielo como en la tierra.

5 creed que el hombre no comprende todas las cosas
Que el Señor puede comprender.

6 Y además creed que debéis arrepentiros de vuestros pecados
y abandonarlos.

7 y humillaros ante Dios
y pedid con sinceridad de corazón que él os perdone;

8 y ahora bien, si creéis todas estas cosas
mirad que las hagáis.

Como otro ejemplo, una instancia importante de otro tipo de paralelismo en el discurso de Benjamín es el quiasmo en Mosíah 5:10-12. Se presenta a la mitad de la sección final del discurso como un gran final resonante.

Y acontecerá, 
              (A) que quien no tome sobre sí el nombre de Cristo 
​        ​        (B) tendrá que ser llamado por algún otro nombre; 
​        ​                (C) por tanto, se hallará a la izquierda de Dios.
​        ​        ​        ​        (D) Y quisiera que también recordaseis
​        ​        ​        ​         que este es el nombre que dije que os daría 
​        ​        ​        ​        ​        (E) el cual nunca sería borrado
​                ​        ​                        (F) sino por transgresión
​        ​        ​        ​        ​        ​        (F’) por tanto, tened cuidado de no transgredir
​        ​        ​                ​        (E’) para que el nombre no sea borrado de vuestros corazones.
​        ​        ​                (D’) Yo os digo: Quisiera que os acordaseis
​        ​        ​        ​        de conservar siempre escrito este nombre en vuestros corazones, 
​        ​        ​        (C’) para que no os halléis a la izquierda de Dios, 
​        ​        (B’) sino que oigáis y conozcáis la voz por la cual seréis llamados
​        (A’) y también el nombre por el cual él os llamará.

Este quiasmo, descubierto por John W. Welch en 1967, cuando estaba en su misión en Alemania,4 “exitosamente progresa hacia su punto culminante e intensifica su exhortación final en contra de la transgresión por medio de la sorprendente introducción de estos términos cuidadosamente escogidos e intencionalmente reiterados”.5 Desde el descubrimiento inicial de este quiasmo, Welch y otros eruditos han analizado extensamente la presencia de quiasmos y otras estructuras poéticas hebreas en el Libro de Mormón, incluyendo sus funciones importantes en comunicar el sentido textual así como también sus significados para localizar la historicidad literaria y cultural del libro.6

El porqué

Una representación gráfica del quiasmo que se encuentra en Mosíah 5. Imagen por Book of Mormon Central.

El uso de todo tipo de paralelismos en un discurso como el de Benjamín puede servir para muchos propósitos importantes. Por ejemplo:

Le da dignidad a una ocasión formal, como una coronación real, al tener un texto de guía que está cuidadosamente organizado de acuerdo con las formas de la literatura tradicional. 

Le da énfasis a una declaración seria, como una proclamación de un nuevo monarca, que tiene importantes puntos repetidos, llamando doble atención a cada punto de explicación e instrucción. 

La da equilibrio en el momento de hacer un convenio, tal como cuando Benjamín pone a su pueblo bajo el convenio de obedecer a su nuevo líder como siervo de Dios que continuará sirviendo en la tierra, al tener obligaciones recíprocas y bendiciones del convenio relacionadas. 

Le da orden a una presentación profundamente concentrada, tal como en el discurso magistral de Benjamín, por tener palabras o frases introducidas en una secuencia y luego repetirlas en un paralelo directo o en un orden paralelo invertido, el cual hace de la estructura y detalles de este texto impresionante, memorable y realmente fácil de memorizar. 

Como lo resume Welch: "[E]l rey Benjamín creó paralelismos para lograr una armonía o síntesis de sus ideas".7

Aunque no se puede saber absolutamente si Benjamín intencionalmente creó los patrones de quiasmos que se observan en su discurso, o si ellos emergieron como algo de segunda naturaleza a su manera de pensar y escribir, la presencia de varias formas de paralelismos y quiasmos en el discurso de Benjamín es significante para cualquier evaluación literaria de sus cualidades. Esto demuestra que este texto fue elaborado cuidadosa, meticulosa, intencional y elegantemente, de una manera consistente con las normas paralelas básicas del estilo hebreo antiguo. 8

Al incluir muchas formas de paralelismos en su oratoria (ya sea en la oración hablada o en el texto final, o quizás en ambos), Benjamín utilizó muy bien un método que efectivamente comunica su importante mensaje. La presencia de estas formas no solamente provee evidencia de las raíces hebraicas del Libro de Mormón, también ayuda a los lectores modernos a apreciar la belleza del texto y centrar su atención a los puntos claves de la rica doctrina que contiene.   

Otras lecturas

John W. Welch, “Chiasmus in the Book of Mormon,” Chiasmus in Antiquity: Structures, Analyses, and Exegesis, ed. John W. Welch (Hildesheim/Provo, UT: Gerstenberg Verlag/Research Press, 1981), 198–210. 

John W. Welch, “What Does Chiasmus in the Book of Mormon Prove?” in Book of Mormon Authorship Revisited: The Evidence for Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 1997), 199–224.

John W. Welch, “Parallelism and Chiasmus in Benjamin’s Speech,” in King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom”, ed. John W. Welch and Stephen D. Ricks (Provo, UT: FARMS, 1998), 315–410.

John W. Welch, “The Discovery of Chiasmus in the Book of Mormon,” Journal of Book of Mormon Studies 16, no. 2 (2007): 74–87, 99.