¿Por qué es significativa la presencia de quiasmos en el Libro de Mormón?

Julio 21, 2017
El Quiasmo encontrado en Mosíah 5 por John W. Welch
KnoWhy #166
El Quiasmo encontrado en Mosíah 5 por John W. Welch
"Y acontecerá que quien no tome sobre sí el nombre de Cristo, tendrá que ser llamado por algún otro nombre; por tanto, se hallará a la izquierda de Dios... Yo os digo... que no os halléis a la izquierda de Dios, sino que oigáis y conozcáis la voz por la cual seréis llamados, y también el nombre por el cual él os llamará".
Mosíah 5:10–12

El conocimiento

El descubrimiento del quiasmo en el Libro de Mormón es una de las contribuciones académicas más significativas para entender y apreciar el registro nefita.1 John W. Welch descubrió la presencia del quiasmo el 16 de agosto de 1967, mientras estaba en su misión en Alemania.2 Un flujo constante de publicaciones desde ese momento ha arrojado mucha luz sobre este asunto.3

El quiasmo es una forma estructural que se ha utilizado tanto en la poesía como en la prosa durante miles de años en una variedad de culturas y lenguas. "El quiasmo puede definirse simplemente como un tipo de paralelismo invertido".4 Un paralelismo es una técnica literaria donde "los elementos componentes de una línea corresponden directamente a los del otro en una relación de pares".5 Por ejemplo, un versículo en los Salmos dice: "Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen" (Salmo 103:13). Los paralelismos son una característica extendida en los antiguos textos hebreos.

Chiasmo (nombrado por la letra griega chi, χ) es una forma de paralelismo invertido donde los elementos se ordenan y luego se repiten al revés (a-b-b-a). Los quiasmos pueden ser simples o complejos, y pueden estructurarse a lo largo de vocabulario o elementos temáticos. Una escritura bien conocida por los Santos de los Últimos Días es un buen ejemplo de un quiasmo simple: 

(A) Él hará volver el corazón de los padres
        (B) hacia los hijos
        (B') y el corazón de los hijos
(A') hacia los padres

Malaquías 4:6

El quiasmo (así como otras formas de paralelismo) aparece a lo largo del Libro de Mormón, tanto en prosa como en pasajes poéticos.6 Uno de los pasajes quiásticos que Welch descubrió inicialmente ocurre en el discurso del rey Benjamín en Mosíah 5.7 En este pasaje "el rey Benjamín está interesado en contrastar aquellos que recuerdan el nombre del convenio con aquellos que no lo hacen, o contrastando aquellos que conocen la voz por la cual serán llamados con aquellos que deben ser llamados por otro nombre".8

No solo versículos individuales sino capítulos enteros e incluso libros enteros en el Libro de Mormón están estructurados en forma quiástica.9 Por ejemplo, Alma 36 está estructurado como un intrincado quiasmo con Jesucristo como su enfoque central.10

El porqué

Comprender el uso de los quiasmos en el Libro de Mormón puede beneficiar a los lectores de muchas maneras. Primero, el quiasmo en el Libro de Mormón demuestra que el texto es ordenado, complejo, rico y estéticamente agradable. "La presencia de quiasmos en el texto en inglés del Libro de Mormón provee evidencia significativa de que el libro es más hermoso de lo que la gente había pensado previamente".11 Merece atención por sus cualidades literarias además del significado doctrinal.

Del mismo modo, los quiasmos en el Libro de Mormón muestran el entrenamiento, el cuidado, la diligencia y la intención autoral de los escritores. Ellos enfocan la atención de los lectores en puntos narrativos y doctrinarios específicos de énfasis en formas hábiles y satisfactorias. Proporcionan evidencias "de que estos textos fueron escritos a propósito para centrarse en ciertas ideas clave y puntos de inflexión".12 Ayudan a los lectores atentos a seguir la estructura y la interrelación de los pasajes cuidadosamente desarrollados.

El quiasmo en el Libro de Mormón también brinda una visión de la sociedad y cultura nefita, y revela estrechas afinidades con los antiguos métodos poéticos y de autoría israelitas y mayas.13 "No puede haber duda de que el quiasmo se usó mucho en la antigua escritura israelita en y alrededor del tiempo de Lehi", explicó Welch. El quiasmo puede ser visto como evidencia de la antigüedad del Libro de Mormón. Después de todo, "si el Libro de Mormón no tuviera quiasmos, uno sin duda lo contaría en contra del libro como una deficiencia flagrante". El hecho de que tantos quiasmos habilidosamente se han encontrado en el Libro de Mormón, por lo tanto, corrobora la afirmación del libro de su origen en la antigua cultura israelita y americana.14

Varios estudios han demostrado que es altamente improbable que el quiasmo aparezca en el Libro de Mormón por casualidad.15 Mientras que todos los quiasmos no son creados iguales, muchos quiasmos del Libro de Mormón son altamente deliberados y habilidosamente ejecutados. Por lo tanto, "como evidencia de la autoría del Libro de Mormón, el descubrimiento de quiasmos del estilo bíblico en el Libro de Mormón tiende fuertemente a reducir la probabilidad de que José Smith o cualquiera de sus contemporáneos pudieran haber escrito el libro."16 Incluso en la improbable posibilidad de que hubieran oído hablar de quiasmos,17 todavía quedaba el desafío desordenado de componer estos pasajes de quiasmos bien construidos, sin el uso de ninguna nota, durante el proceso de dictado rápido en la primavera de 1829.18

Como explicó Welch en su revolucionaria publicación de 1969: "Ya que el Libro de Mormón contiene numerosos quiasmos, se hace lógico considerar al libro como un producto del mundo antiguo y juzgar sus cualidades literarias como corresponde."19 El quiasmo en el Libro de Mormón puede, por lo tanto, ayudar a los lectores a apreciar más profundamente el brillo literario del libro, al mismo tiempo que aumenta la confianza en su autenticidad como un texto antiguo y elevando la fe en su testimonio concertado de Jesucristo, quien es sin lugar a dudas la figura central de este sagrado registro. 

Otras lecturas

John W. Welch, “What Does Chiasmus in the Book of Mormon Prove?” in Book of Mormon Authorship Revisited: The Evidence for Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 1997), 199–224.

Boyd F. Edwards and W. Farrell Edwards, “Does Chiasmus Appear in the Book of Mormon by Chance?BYU Studies 43, no. 2 (2004): 103–130.

Boyd F. Edwards and W. Farrell Edwards, “When Are Chiasms Admissible as Evidence?BYU Studies Quarterly 49, no. 4 (2010): 131–154.