¿Por qué Jesús combinó citas de Miqueas e Isaías?

Septiembre 27, 2017
Oberwinkling St. Wolfgang, Mattana
KnoWhy #214
Oberwinkling St. Wolfgang, Mattana
"Y he aquí, vosotros sois los hijos de los profetas; y sois de la casa de Israel; y sois del convenio que el Padre concertó con vuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu posteridad serán benditas todas las familias de la tierra"
3 Nefi 20:25

El conocimiento

En su segundo día entre los nefitas, en 3 Nefi 20:10-23:5 Jesús citó extensamente a Miqueas e Isaías, tanto así que la mitad de los versículos en el discurso viene de estos profetas.1 Estas citas hacen que el sermón sea difícil de comprender.2 Sin embargo estas citas recalcan la importancia de los convenios, el cual fue el principio exacto que Cristo estaba enseñando en lo que Victor Ludlow ha llamado "The Father’s Covenant People Sermon".3

Esta afirmación se basa en la repetición de palabras y frases específicas.4 Por ejemplo, en solo estos dos capítulos, la palabra "convenio" aparece 16 veces, "el Padre" aparece 39 veces y "el Pueblo" aparece 35 veces, indicando que el discurso gira enfáticamente alrededor del convenio del Padre con Su pueblo, la casa de Israel.5

Jesús comenzó el discurso mencionando que parte del cumplimiento de los convenios de Dios será que Israel se congregará y los descendientes de Lehi recibirían su herencia en las Américas (3 Nefi 20:12-14). Jesús citó de Miqueas 5:8-9 y 4:12-13, para explicar la destrucción que el pueblo del convenio traerá sobre los gentiles que rechazarán ese convenio (en 3 Nefi 20:15-20).6 Él enfatiza que el establecer a Su pueblo en el nuevo mundo fue una manera en la que dios cumpliría Sus convenios con Abraham y Jacob. Dios bendecirá a todo el mundo, incluyendo a los gentiles, a través del pueblo del convenio (3 Nefi 20:21-29).

Profetas de la nueva palabra

Cristo utilizó Isaías 52:1-3, 6-15 de la misma manera. Cristo dijo que cuando el pueblo del viejo mundo lo acepten a Él y Su nuevo convenio, "les dará Jerusalén por tierra de su herencia" (3 Nefi 20:31-33). Cristo los bendecirá con las bendiciones del convenio al liberar a Jerusalén de la esclavitud o "redimiéndola".7 Cristo hará esto "desnudando su santo brazo", o luchando por Jerusalén, para que toda la tierra sepa que Dios ha traído la salvación a Su pueblo, viviendo hasta el fin del convenio (v. 34-35).8 Aquellos que no son parte del convenio, que son metafóricamente referenciados como los "incircuncisos", no podrán entrar a Jerusalén (v. 36).9 Cristo cumplirá Su convenio para liberar al pueblo de la esclavitud simbólica bajo la cual han trabajado y Jehová será su rey (vv. 37-40).10

Su pueblo restaurará el templo, completo con los "vasos", y "se cumplirá este convenio que el Padre ha hecho con su pueblo" (3 Nefi 20:41-46).11 Los gentiles entonces se convertirán en parte del convenio, permitiéndoles traer el evangelio a los descendientes de Lehi, cumpliendo así el convenio con ellos también (3 Nefi 21:1-7). Cristo citó a Isaías 52 para enfatizar la obra que su siervo hará para traer a los gentiles al convenio (3 Nefi 21:8, 10). Y concluyó comentando sobre Miqueas 5:8-15, mostrando la devastación que caería sobre aquellos gentiles si rechazan el convenio (3 Nefi 21:12-22).12

Incluso la estructura del discurso lo conecta a convenios. Este discurso, como muchos otros en el Libro de Mormón, es quiásmico y en el quiasmo, el punto central es a menudo el más importante.13 El punto central de este sermón es la señal del convenio de Dios con su pueblo, la aparición del Libro de Mormón. Esto significa que el convenio de Dios con Su pueblo es el punto principal del discurso. Esta estructura y la centralidad de los convenios empieza a tener sentido del aparentemente uso cortado de Miqueas e Isaías.

El quiasmo es el siguiente:14

A El Padre y el Hijo trabajan juntos (3 Nefi 20:10)
  B Las palabras de Isaías están escritas, por lo tanto, escudriñenlas (v. 11)
  C Las palabras de Isaías y el convenio del Padre con Israel serán cumplidas (v. 12)
    D El Israel disperso será reunido (v.13)
      E América es una herencia para los nefitas/lamanitas (v. 14)
        F Los gentiles deben arrepentirse y recibir bendiciones (v. 15-20; cf. Miqueas 5:8-9; 4:12-13)
          G La Nueva Jerusalén y el convenio del Señor con Moisés, los gentiles, etc. (v. 21-29)
            H El evangelio predicado y Sión establecida; el siervo desfigurado (v. 30-44; cf. Isaías 52:1-14)
              I Reyes serán cayados (v. 45; cf. Isaías 52:15)
                J El cumplimiento del convenio y la obra del Padre (v. 46)
                  K Una señal clave será dada cuando estén "a punto de acontecer estas cosas" (3 Nefi 21:1)
                    L Los gentiles aprenden del esparcimiento de Israel (v. 2)
                      M Estas cosas en el Libro de Mormón vendrán de los gentiles a vosotros (lamanitas/nefitas) (v. 3)
                        N Señal del convenio del Padre con la casa de Israel (v. 4)
                      M’ Estas obras en el Libro de Mormón vendrán de los Gentiles a vosotros (Lamanitas/Nefitas) (v. 5)
                    L’ Algunos gentiles estarán con Israel (v. 6)
                  K’ La señal de que la obra "ha empezado" será que los lamanitas empezarán a conocer (v. 7)
                J’ La obra y convenio del Padre (v. 7)
              I’ Los reyes serán callados (v. 8; cf. Isaías 52:15)
            H’ Una obra grande y maravillosa, el siervo desfigurado (v. 9-10; cf. Isaías 52:14)
          G’ Moisés, los gentiles y el convenio de Israel (v. 11)
        F’ Los gentiles que no se arrepientan serán desechados (v. 12-21; cf. Miqueas 5:8-15)
      E’ América una herencia para los justos (v. 22-23)
    D’ Los gentiles ayudarán en el recogimiento de Israel y la Nueva Jerusalén (v. 24-25)
  C’ La obra del Padre con Su pueblo (v. 26-27)
  A’ El Padre y el Hijo trabajan juntos (v. 28-29)
B’ Isaías representa a Sión (Isaías 54); escudriñar sus palabras. (3 Nefi 22; 23:1-3)

El porqué

Mientras Cristo concluyó su discurso instructivo, Él habló acerca de algo que aplica directamente a los pueblos que viven en el mundo actual. Explicó que si los gentiles se unían el convenio, ellos ayudarían en el recogimiento de Israel, permitiendo que el convenio de Dios sea cumplido (3 Nefi 21: 22-29).15

En 3 Nefi 22:1-23:5, Cristo citó a Isaías 54 para asegurar a Su pueblo sobre la naturaleza eterna de Su convenio con ellos y para hablar cálidamente de las muchas bendiciones que tendrán quienes guarden los convenios. Les recordó que "los montes desaparecerán y los collados serán quitados, pero mi bondad no se apartará de ti, ni será quitado el convenio de mi paz" (3 Nefi 22:10).

Cristo en la Tierra de Abundancia

Para algunos, los convenios de Cristo con Su pueblo en el Antiguo Testamento y el Libro de Mormón pueden parecer enterrados en el pasado, con una pequeña aplicación a los pueblos de hoy. Sin embargo, Cristo recordó a su pueblo que Sus convenios son eternos y que los gentiles de los últimos días participarán activamente de esos convenios.

3 Nefi 20-22 demuestra de manera persuasiva que los convenios son fundamentales en los tratos de Dios con su pueblo en cada época. A pesar de todo lo que los nefitas habían hecho, Cristo recordó a su pueblo que nunca había olvidado los convenios que había hecho con ellos y que nunca los olvidaría. El punto central de las palabras de Jesús en esta ocasión hablan de la salida del Libro de Mormón en estos los últimos días como una señal de que Dios ha vuelto a poner su manos para honrar y cumplir los convenios que ha hecho con el pueblo del convenio en las dispensaciones pasadas.

Cuando Jesús se presentó con el pueblo reunido en el templo de la tierra de Abundancia, Él dijo: "He aquí, yo soy Jesucristo, de quien los profetas testificaron que vendría al mundo" (3 Nefi 11:10). Él presentó significativa y deliberadamente de las profecías escritas de Miqueas e Isaías, profetas israelitas que habían vivido alrededor de 100 años antes del tiempo de Lehi. Jesús usó esas profecías para mostrar a los nefitas que algunas de estas profecías aún no han sido cumplidas. Él explicó y contextualizó estas profecías clara y brillantemente. Él aseguró a este pueblo que Él, Su Padre y su pueblo del convenio trabajarían juntos para llevar a cabo la gloriosa obra del Padre.

El Libro de Mormón recuerda a todo el que lo lea de la confiabilidad de Dios. Los nefitas seguramente sabían que los mortales se equivocan.16 Los gobiernos vienen y van, los pueblos algunas veces son "prontos a cometer iniquidad y... lentos en hacer lo bueno" (Helamán 12:4). Pero los nefitas justos sabían con seguridad que siempre podían confiar en que Cristo cumpliría su convenio con ellos, aun cuando todo lo demás fallaría. Los lectores modernos pueden confiadamente tomar el mismo solaz del Libro de Mormón. No importa cuánto tiempo atrás Cristo haya hecho estos convenios con Su pueblo, estos aún aplican a las personas de hoy. Cristo siempre guardó Sus convenios con los nefitas y Él siempre guardará Sus convenios con aquellos del nuevo y eterno convenio de hoy.  

Quiasmo

Otras lecturas

Victor L. Ludlow, "The Father’s Covenant People Sermon: 3 Nephi 20:10–23:5," in Third Nephi: An Incomparable Scripture, ed. Andrew C. Skinner and Gaye Strathearn (Salt Lake City and Provo. UT: Deseret Book and Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2012), 147–174.

Joseph Fielding McConkie, "The Doctrine of a Covenant People," in The Book of Mormon: 3 Nephi 8 Through 30, This is My Gospel, eds. Monte S. Nyman and Charles D. Tate, Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1993), 357–377.

  • 1. Victor L. Ludlow, "The Father’s Covenant People Sermon: 3 Nephi 20:10–23:5," in Third Nephi: An Incomparable Scripture, ed. Andrew C. Skinner and Gaye Strathearn (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2012), 148.
  • 2. Parte de la dificultad de comprenderlo simplemente viene de ser parte de una audiencia moderna, en vez de antigua. Muchos de los miembros de audiencias antiguas que escucharon este discurso probablemente habrían entendido las bendiciones y maldiciones asociadas con los convenios. Véase por ejemplo, Levítico 26 y Deuteronomio 28.
  • 3. Ludlow, "The Father’s Covenant People Sermon," 147.
  • 4. Las palabras específicas son importantes en la literatura Israelita, y el Libro de Mormón no es la excepción. Véase Yairah Amit, Hidden Polemics in Biblical Narrative, trans. Jonathan Chipman, BibInt 25 (Leiden: Brill, 2000), 42.
  • 5. Ludlow, "The Father’s Covenant People Sermon," 149.
  • 6. Francis I. Andersen and David Noel Freedman, Micah: A New Translation with Introduction and Commentary, Anchor Bible Commentary, Volume 24E (New York, NY: Doubleday, 2000), 487.
  • 7. Klaus Baltzer, Deutero-Isaiah: A Commentary on Isaiah 40–55, Hermeneia—A Critical and Historical Commentary on the Bible, trans. M Kohl (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2001), 384.
  • 8. Baltzer, Deutero-Isaiah, 384.
  • 9. Baltzer, Deutero-Isaiah, 371.
  • 10. Joseph Blenkinsopp, Isaiah 40–55: A New Translation with Introduction and Commentary, Anchor Bible Commentary, Volume 40 (New York, NY: Doubleday, 2002), 343.
  • 11. Baltzer, Deutero-Isaiah, 370.
  • 12. Tenga en cuenta que incluye algunas inserciones aquí en 3 Nefi 21:14, 19-20, 22. Para más información sobre los temas en Miqueas, véase Delbert R. Hillers, Micah, Hermeneia—A Critical and Historical Commentary on the Bible (Minneapolis, MN: Fortress Press, 1984), 70–74.
  • 13. Aunque es común en fuentes bíblicas y en el antiguo Cercano Oriente, los quiasmos son también comunes en la América precolombina, y también habrían sido bien entendidas por la audiencia de Cristo. En ambos casos, el punto central es el más importante. Véase Allen J. Christenson, "Chiasmus in Mesoamerican Texts," in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1992), 233–235; Allen J. Christenson, ed. and trans., Popol Vuh: The Mythic Sections—Tales of First Beginnings From the Ancient K’iche’-Maya, Ancient Texts and Mormon Studies 2 (Provo, UT: FARMS, 2000), 12–17; Allen J. Christenson, trans., Popol Vuh: The Sacred Book of the Maya (Norman, OK: University of Oklahoma Press, 2007), 46–47; Kerry Michael Hull, Verbal Art and Performance in Ch’orti’ and Maya Hieroglyphic Writing, (PhD dissertation, University of Texas at Austin, 2003), 175–178, 297–301, 480–481. Para información más general acerca de los quiasmos en el Libro de Mormón, véase Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué es significativa la presencia de quiasmos en el Libro de Mormón? (Mosíah 5:10-12)", KnoWhy 166 (21 de julio de 2017).
  • 14. Ludlow, "The Father’s Covenant People Sermon," 166.
  • 15. No es sorprendente que 3 Nefi 20:29 sea muy similar a Isaías 52:12.
  • 16. Véase Book of Mormon Central en Español, "¿Cómo se hicieron débiles los nefitas en tan corto tiempo? (Helamán 4:25)", KnoWhy 175 (3 de agosto, 2017).