¿Por qué los nefitas permanecieron en sus tiendas durante el discurso del rey Benjamín?

Abril 11, 2017
 Imagen del discurso del rey Benjamín, por Walter Rane vía lds.org
KnoWhy #80
Imagen del discurso del rey Benjamín, por Walter Rane vía lds.org
"Y plantaron sus tiendas alrededor del templo, cada hombre con la puerta de su tienda dando hacia el templo, para que así se quedaran en sus tiendas y oyeran las palabras que el rey Benjamín les iba a hablar".
Mosíah 2:6

El conocimiento 

Siguiendo la proclamación del rey Benjamín, su pueblo se reunió de toda la tierra de Zarahemla para subir1 al templo a escuchar las palabras de su rey (Mosíah 2:1). Al congregarse alrededor del templo con sus familias, las personas armaron tiendas para sus familias, cada una teniendo su puerta abierta hacia el templo. Las personas permanecieron en sus tiendas mientras escuchaban hablar al rey Benjamín (Mosíah 2:5-6).  

La razón por la que hicieron esto no se explica en el texto. Mosíah 2:7 dice que la multitud era tan grande que Benjamín tuvo que hacer construir una torre para que su voz pudiera llegar a más personas. Parece que las familias reunidas pudieron haber prevenido este problema parcialmente al levantar sus tiendas en otro lugar y reunirse más cerca del templo, sin ellas. ¿Por qué tuvieron que permanecer ellos en sus tiendas? 

Eruditos SUD han argumentado convincentemente que esta reunión en el templo, para escuchar el discurso, no era una ocasión ordinaria, sino que el relato en Mosíah 2-6 se parece mucho a lo que conocemos sobre las antiguas fiestas de los israelitas de peregrinación hacia el templo.2 Una de las cosas más importantes de estas fiestas, y una que tiene mucha similitud con la reunión del rey Benjamín en el templo, es la Fiesta de los Tabernáculos (Sukkot en hebreo). La siguiente tabla ilustra algunas de las interesantes similitudes: 

Característica Antiguo Testamento El discurso del rey Benjamín
Viajar al templo (con la familia) Deuteronomio 16:14; 31:10–12 Mosíah 2:1, 5
Permanecer en las enramadas/tiendas Levítico 23:41-44; Éxodo 33:8; 1 Reyes 8: 55-56; Oseas 12:9 Mosíah 2:5, 6
Orador en la plataforma Nehemías 8:4 Mosíah 2:7
Sacrificios Números 29:12-34; Éxodo 24:5 Mosíah 2:3
Leer la ley y renovar convenios; mandamientos Deuteronomio 4:1-9, 11-25; 31:11; Nehemías 8:1-3, 5 Mosíah 2:13, 22, 31, 41; 4:6, 30; 4:1-3; 5:1-8
Sangre del convenio aplicado al pueblo 3 Éxodo 24:8; Levítico 16:14, 19 Mosíah 3:11; 4:2
Bendiciones/maldiciones Deuteronomio 27:14-26 Mosíah 2:22, 33
Respuesta ritual, postrados sobre tierra Nehemías 8:6 Mosíah 4:1; 5:2

El porqué 

Si el discurso del rey Benjamín en Mosíah 2-6 tomó lugar como parte de la celebración nefita de la antigua Fiesta de los Tabernáculos de los israelitas, eso explicaría muchos de los elementos descritos en la narrativa tal como se encuentra en el Libro de Mormón, incluyendo los detalles con respecto a poner tiendas alrededor del templo y que el pueblo permaneciera en ellas para escuchar a su rey hablar. 

El erudito SUD Terrence L. Szink y John W. Welch comentaron sobre esto: 

Es evidente en el discurso de Benjamín que las tiendas tienen un significado ceremonial. ... Todos tenían una tienda, no solo aquellos que venían de fuera de la ciudad y necesitaban un lugar para alojarse. Además, todos ellos permanecieron en sus tiendas durante el discurso, seguramente por razones ceremoniales. Si no hubiera sido religiosa y ritualmente importante que permanecieran en sus tiendas, la multitud se podría haber acercado más a Benjamín y habría podido escucharlo, obviando la necesidad de preparar y distribuir copias escritas de sus palabras (véase Mosíah 2:8). Al parecer, Benjamín consideró más importante que el pueblo permaneciera en sus tiendas que estuviera cerca de orador.4

Los israelitas recogen maná en el desierto.Imagen vía Wikimedia Commons.

A los antiguos israelitas se les mandó construir enramadas/tiendas ceremoniales, refugios temporales hechos de ramas de árboles (véase Levítico 23:40), como parte de la celebración de la Fiesta de los Tabernáculos. De acuerdo a Levítico 23:42-43, el Señor mandó: "En enramadas habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en enramadas, para que sepan vuestros descendientes que en enramadas hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto". El Señor quería que su pueblo recordara por lo que sus antepasados habían pasado y cómo Él, su Dios, los había librado de la esclavitud y de sus aflicciones. 

Szink y Welch lo explican más, con respecto a la reunión nefita: "Para los nefitas, el uso festivo de tiendas también pudo haber simbolizado el tiempo cuando Lehi y su familia "viví[an] en una tienda" (1 Nefi 10:16), ya que Benjamín convoca su celebración en parte para recordar la singularidad de su pueblo, quien 'el Señor Dios ha[bía] traído de la tierra de Jerusalén' (Mosíah 1:11)".5 La idea de recordar es un factor clave en la renovación de convenios y en vivir el evangelio, como lo vemos en el discurso del rey Benjamín, donde habla quince veces de "recordar".6

El recordar nuestros convenios no solamente es importante para el rey Benjamín, sino también para el Libro de Mormón en su totalidad. Uno de los propósitos expresados ​​del libro, como se indica por Moroni en la portada del libro, es ayudar a los lectores a recordar "los convenios del Señor y sepan que no son ellos desechados para siempre". Del mismo modo, en que los israelitas y nefitas construyeron sus enramadas/tiendas para recordarles de lo que el Señor había hecho por sus antepasados y los convenios que había hecho con ellos, nosotros tenemos el Libro de Mormón, el templo, y muchas cosas más que pueden servir para recordarnos a nosotros también. Del consejo del rey Benjamín, podemos aprender que "recordar" nuestras promesas al Señor dirigirá nuestros pensamientos y acciones a Él. Tal como aprendieron los hijos de Israel en el desierto y los nefitas en la tierra prometida, si nosotros "recordamos" al Señor, podemos encontrar refugio de las tormentas de la vida.

Otras lecturas 

Terrence L. Szink and John W. Welch, “An Ancient Israelite Festival Context,” in King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom” (Provo, UT: FARMS, 1998), 148-223. 

John A. Tvedtnes, “King Benjamin and the Feast of Tabernacles,” in By Study and Also by Faith: Essays in Honor of Hugh W. Nibley, ed. John M. Lundquist and Stephen D. Ricks (Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1990), 2:197-237. 

Book of Mormon Central en Español, “¿Se refirió Jacob a las fiestas de otoño de Israel?KnoWhy 32, (9 de febrero 2017).