¿Por qué surgió el Libro de Mormón como un milagro?

Diciembre 19, 2017
Configuración de traducción en el hogar restaurado de José y Emma Smith a través del sitio web de Historia de la Iglesia
KnoWhy #273
Configuración de traducción en el hogar restaurado de José y Emma Smith a través del sitio web de Historia de la Iglesia
"Porque he aquí, yo soy Dios; y soy un Dios de milagros; y manifestaré al mundo que soy el mismo ayer, hoy y para siempre"
2 Nefi 27:23

El Conocimiento

José Smith declaró que tradujo el Libro de Mormón "por el don y el poder de Dios".1 Su esposa Emma comentó una vez: "[A]unque estuve... presente durante la traducción de las planchas y tuve conocimiento de las cosas tal como sucedieron, para mí es maravilloso, 'maravilloso y asombroso', tanto como para cualquier otra persona". 2 La declaración de Emma parece hacer referencia al comentario de Nefi sobre Isaías, donde Nefi enseñó que el Señor Dios produciría, a su debido tiempo, un libro "de los que han dormido" (2 Nefi 27:6), que sería "una obra maravillosa y un prodigio" (v. 26 , cf. Isaías 29).

El Señor explicó: "Porque he aquí, yo soy Dios; y soy un Dios de milagros; y manifestaré al mundo que soy el mismo ayer, hoy y para siempre" (2 Nefi 27:23). Aquellos que se familiaricen con el proceso de traducción del Libro de Mormón pueden llegar a comprender, al igual que Emma Smith, las muchas cosas que fueron extraordinariamente milagrosas acerca de esta "obra maravillosa y... prodigio" (v. 26).

Emma as Scribe (Emma como escriba) por Robert T. Pack

Mientras que el mismo José Smith a menudo se mostraba reacio a intentar siquiera explicar los detalles específicos de la traducción,3 aquellos que asistieron o presenciaron el proceso dejaron varios registros de lo que observaron o entendieron haber transcurrido.4 Más de doscientos registros históricos han sobrevivido de personas que estuvieron cerca a este proceso o que estaban en posición de informar lo que habían aprendido como participantes de primera mano.5

Por ejemplo, varias personas informaron que, después de colocar las piedras del Urim y Tumim o una piedra vidente en su sombrero, José ponía el borde del sombrero alrededor de la cara para proteger las piedras de la luz ambiental.6 Luego dictaba "por largos períodos de tiempo sin referencia de ningún libro, documento, manuscrito o incluso de las mismas planchas".7 Si bien el uso del sombrero puede parecer extraño hoy, sirvió para un propósito necesario y práctico. El hecho de que José tenía su cara en el sombrero también ofrece una sólida evidencia de que no estaba leyendo ningún borrador, bosquejo o la Biblia, mientras él dictaba.8 ¿Hay algún otro libro que ha sido escrito de esa manera?

Según lo registrado por Edward Stevenson, Martin Harris afirmó que en la piedra vidente "las oraciones aparecerían y serían leídas por el Profeta", tras lo cual el escriba "diría: 'Escrito'".9 Además, según los informes, David Whitmer explicó que "el escriba leería la oración escrita, y si se hubiera cometido algún error, los caracteres permanecían visibles para Smith hasta que se corregían".10 Algunos de los escribas recordaron a José Smith incluso corrigiendo su ortografía, a pesar de que no miraba su manuscrito.11

Emma recordó: "Cuando se detenía para cualquier propósito en cualquier momento, cuando comenzaba nuevamente, comenzaba donde había terminado sin ninguna demora".12 Estos descansos a veces ocurrían cuando se detenían para el almuerzo o para dormir por la noche. Otras veces la traducción se reanudaba después de un viaje a Colesville o Fayette, pero sin ninguna interrupción obvia del flujo o contenido del texto.

Brown Seer Stone (Piedra vidente café) por Anthony Sweat

En algunas ocasiones, José se sorprendía por las palabras que él estaba dictando. En un momento dado, se sorprendió por la afirmación del Libro de Mormón de que Jerusalén era una ciudad amurallada.13 Como dijo Martin Harris: "José no conocía el contenido del Libro de Mormón hasta que fue traducido".14

Cuando se recopilan y analizan juntos, estos tipos de observaciones directas de los diversos participantes y testigos dan una historia bastante consistente sobre lo que ocurrió durante el proceso de traducción.15 A través de décadas de investigación sobre el Proyecto de texto crítico del Libro de Mormón,16 Royal Skousen descubrió que estos detalles reportados son sustancialmente confirmados por la evidencia del escriba encontrada en los manuscritos originales y de la impresora.17

Por ejemplo, basados en los tipos de errores que cometieron los escribas, está claro que estaban malinterpretando las palabras dictadas oralmente, en lugar de simplemente leer mal un manuscrito del cual estaban copiando visualmente.18 Varios tipos de correcciones de escriba confirman de manera similar la historia de que el texto fue dictado y luego se repetía por un escriba.19 Con base en la inclusión retrasada de los números de los capítulos, así como de las divisiones inesperadas del libro, José Smith y sus escribas aparentemente "no sabían de antemano lo que el texto iba a decir".20 Y a partir de las correcciones en la línea (no escritas encima de la línea), parece que la ortografía de los nombres y la correcta transcripción de palabras o expresiones desconocidas fueron, al menos en algunas ocasiones, "impuestas a la misma letra".21

Tres páginas del manuscrito impreso via lds.org

Sorprendentemente, a excepción de algunas páginas, la traducción de todo el Libro de Mormón tal como lo tenemos hoy—un texto que terminó en más de 500 páginas—tuvo lugar entre el 7 de abril y el 30 de junio de 1829.22 Teniendo en cuenta otras cosas que se sabe que sucedieron durante esos tres meses, todo esto se produjo en, como máximo, 74 días hábiles, si se incluyen los domingos. Pero suponiendo que José y Oliver no trabajaron días completos, siete días a la semana, semana tras semana, es razonable estimar que José dictara el Libro de Mormón en aproximadamente "63 días hábiles".23

John W. Welch sugirió que, tomando en cuenta todas las otras actividades, esto daría como resultado un promedio de traducción de "ocho páginas actuales del Libro de Mormón por día", un paso que describió como "devastador".24 ¿Acaso ha habido lguna vez otro libro en la historia del mundo que ha sido producido de esta manera, en tales circunstancias, por un escritor novato, que nunca antes había publicado una sola palabra?

El Porqué

El Libro de Mormón se presenta al mundo como un milagro. En las palabras de Jesús, la aparición de este libro tenía la intención de servir como una "señal" de que la gente podría saber "que la obra del Padre ha empezado ya, para dar cumplimiento al convenio que ha hecho al pueblo que es de la casa de Israel" (3 Nefi 21:7). Al igual que las señales milagrosas dadas por Jesús y registradas en el evangelio de Juan, el Libro de Mormón es una señal maravillosa del comienzo de la nueva y eterna obra de Dios en la dispensación de los últimos días.25

Brother Joseph (Hermano José) por David Lindsley

La mera presencia del Libro de Mormón es un milagro. El propio José Smith probablemente no podría haber explicado cómo sucedió todo, cómo aparecían las palabras y cómo podía dictar y controlar lo que se había escrito, así como Moisés no podría explicar mecánicamente cómo la vara de Aarón pudo convertirse en una serpiente que devoró las varas de Faraón (véase Éxodo 7:12) o que Pedro haya podido explicar médicamente cómo sanó al hombre cojo en la puerta del Templo (véase Hechos 3:6).

El libro salió como un milagro para cumplir la profecía de Isaías. El élder Neal A. Maxwell declaró que debido a que el Libro de Mormón "cumplió tan ampliamente la profecía de Isaías [y de Nefi] de una 'obra maravillosa y un prodigio', podemos encontrar una fe fortalecida al considerar cuán maravillosa y prodigiosa fue realmente la traducción".26 Esa fortaleza fue diseñada para respaldar los testimonios personales en todas partes de la veracidad del Libro de Mormón y la obra profética de José Smith.

José Smith no era un "erudito independiente en algún santuario protegido donde podía trabajar en su ocio ininterrumpido". Quehaceres tenían que hacerse. Su familia debía ser cuidada".27 Era un granjero trabajador con educación limitada y sin logros literarios notables de los que se pueda hablar.28 Sin embargo, de alguna manera, en el lapso de tres meses, pudo producir, en presencia de múltiples escribas y testigos, un registro histórico extenso, complejo, consistente y teológicamente rico.29 Si este libro hubiera surgido de manera académica normal, tendría más peso intelectual, sin duda; pero vendría con un respaldo menos autoritario por parte de Dios, y no sería una señal de que Dios lo ha manifestado en un momento determinado, por cierto mensajero profético, y para propósitos divinos.

A pesar de las frecuentes interrupciones, José logró esto en un borrador, día tras día, retomando justo donde lo había dejado, y sin notas de trabajo o materiales de referencia. No solo los testimonios de múltiples escribas y observadores concuerdan enérgicamente en los detalles esenciales de este proceso, sino que sus historias ha sido abundantemente confirmadas por varios tipos de evidencias escritas en los manuscritos originales.30 Este milagro le da a la traducción al inglés del Libro de Mormón un nivel de autoridad y credibilidad no ofrecido por ningún otro volumen conocido de las Sagradas Escrituras. 

Ediciones del Libro de Mormón. Fotógrafo desconocido

Tal hazaña histórica tan milagrosa y bien documentada ofrece evidencia notable, a cualquier persona dispuesta a mirarla, que José Smith fue un verdadero profeta y que el texto que produjo realmente surgió, como lo previó Nefi, por el "don y el poder del Cordero" (1 Nefi 13:35). Cuando esta evidencia se combina con otras evidencias, como la "visión sobrenatural" de los tres testigos,31 la "experiencia de tocar" las planchas de los ocho testigos',32 y los numerosos testigos informales de las planchas33 —llega a ser más evidente que la aparición del Libro de Mormón fue maravillosa. ¿Hay mejor evidencia de que Dios todavía es "un Dios de milagros" (2 Nefi 27:23)34 y que "el día de los milagros" no ha cesado (Moroni 7:35–37)?

Tal convergencia de datos y testimonios puede no proporcionar una prueba absolutamente convincente de la autenticidad divina del Libro de Mormón. Pero sin duda proporciona una amplia razón para buscar en oración un testimonio de su veracidad, o para mantener la fe en un testimonio espiritual que ya se ha obtenido.35 Como Neal Rappleye ha concluido: "[E]s imposible comprobar que algo es milagroso o divino, pero todas las pruebas anteriores son consistentes con la historia contada por el propio José, que dictó un texto que se le dio por revelación, por medio de un 'intérprete' o una piedra vidente".36 Hasta el día de hoy, la historia de José parece ser la única explicación consistente que se ha ofrecido.37

Otras Lecturas

Neal Rappleye, “‘Idle and Slothful Strange Stories’: Book of Mormon Origins and the Historical Record,” Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 20 (2016): 21–37.

John W. Welch, “The Miraculous Translation of the Book of Mormon,” en Opening the Heavens: Accounts of Divine Manifestations, 1820–1844, ed. John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y BYU Press, 2005), 76–213.

Daniel C. Peterson, “A Response: ‘What the Manuscripts and the Eyewitnesses Tell Us about the Translation of the Book of Mormon,’” en Uncovering the Original Text of the Book of Mormon: History and Findings of the Critical Text Project, ed. M. Gerald Bradford y Alison V. P. Coutts (Provo, UT: FARMS, 2002), 67–71.

Royal Skousen, “How Joseph Smith Translated the Book of Mormon: Evidence from the Original Manuscript,” Journal of Book of Mormon Studies 7, no. 1 (1998): 22–31.