¿Profetas como Ezequiel conocen los escritos de Zenós?

Octubre 11, 2018
Ezequiel
KnoWhy #440
Ezequiel
“Y aconteció que el Señor de la viña dijo otra vez a su siervo: Mira acá y ve otra rama que también he plantado; he aquí, también la he nutrido, y ha producido fruto”.
Jacob 5:24

El conocimiento

El profeta Zenós, de los tiempos del Antiguo Testamento, tuvo mucha influencia sobre los autores del Libro de Mormón. Fue mencionado o citado por Nefi1 (1 Nefi 19:10–17), Jacob (Jacob 5:1–77; 6:1), Alma2 (Alma 33:3–11, 13, 15), Amulek (Alma 34:7), Nefi2 (Helamán 8:19–20) y Mormón (3 Nefi 10:14–17). Los nefitas estaban familiarizados con Zenós porque sus escritos se encontraban en las planchas de bronce, aunque no se encuentran en el Antiguo Testamento como lo tenemos en la actualidad.

A pesar del hecho de que Zenós no se menciona en la Biblia, hay alguna evidencia de que los autores del Antiguo Testamento hayan conocido sus escritos. La alegoría del olivo de Zenós, la cual se encuentra en su totalidad en Jacob 5 en el Libro de Mormón, pudo haber sido una influencia en varios autores del Antiguo Testamento por siglos, incluyendo al profeta Ezequiel.

Los profesores de BYU John W. Welch y David Seely han sugerido que en el Antiguo Testamento se puede encontrar el símbolo de la alegoría del olivo (o algunas veces la viña, a menudo usada como sinónimo) mencionada como si la audiencia del autor ya estuviera familiarizada con la gran alegoría tanto en los aspectos positivos como negativos del destino de Israel.

Pasajes como Éxodo 15:17, 2 Samuel 7:10, Salmo 1:3; 52:8, Oseas 14:4–8 e Isaías 4:2 se enfocan primordialmente sobre los aspectos positivos del Señor plantando, cuidando y bendiciendo el árbol. Otros, como el Salmo 52:5, 80:15-16 Isaías 5:1-7; 17:9-11 y Jeremías 11:14-17 lo presentan desarraigando, quemando, destruyendo y maldiciendo el árbol. Ambas dimensiones se encuentran combinadas a la perfección en un todo, en la alegoría de Zenós.

Un ejemplo particularmente interesante de un profeta del Antiguo Testamento que se basa posiblemente sobre los escritos de Zenós se pueden encontrar en el libro de Ezequiel. Ezequiel usó el simbolismo que es muy similar al de Zenós pero que se enfoca más en los problemas que Jerusalén estaba enfrentando en los tiempos de Ezequiel en toda la historia del pueblo de Israel.

En Ezequiel 17, el profeta presentó una parábola sobre un águila que vino y arrebató la parte superior, la rama más alta, de un árbol de cedro y la llevó para otra tierra (Ezequiel 17:3-4). Hacia el final de la parábola, el Señor promete hacer algo similar— "del principal de sus renuevos cortaré un tallo y lo plantaré sobre un monte alto" con la esperanza de que llegue a ser un "magnífico cedro" y "dará fruto" (Ezequiel 17:22-23). Esta alegoría parece estar haciendo referencia al rey de Babilonia, en primer lugar, como el águila, y cómo se llevó al rey de Judá, Joacim, a Babilonia. El Señor, por su parte, probablemente se está refiriendo al Mesías de la casa de David, a quien él mismo plantaría y haría fructificar a Jerusalén.

Esto es similar a la alegoría de Zenós. En Jacob 5:6-8, Zenós habla de los "retoños pequeños y tiernos" que el Señor de la viña "tomar[á]" e injertará o plantará en otro lugar. Luego, en los versículos 23 y 24 se nos dice que algunas de estas ramas habían "producido fruto". Aquí, Zenós está hablando no solamente del rey de Judá o de la familia real en Jerusalén, sino de otras familias o porciones del pueblo de Israel siendo llevados a Babilonia o de alguna manera esparcidos.

Esta no es la única similitud entre Zenós y Ezequiel. En Jacob 5, las partes principales de la copa del árbol, no las ramas nuevas sino las ramas viejas que estaban pereciendo, fueron cortadas y echadas al "fuego para que se quemen". En Ezequiel 5, aunque Él no está hablando de árboles, Jehová usa el simbolismo para describir la destrucción de Jerusalén. Él declara su destino usando las mismas palabras de Zenós: "[L]os echarás en medio del fuego y en el fuego los quemarás" (Ezequiel 5:4). Hay otras frases en común entre Ezequiel y Zenós, como el uso de la frase "la gloria del Dios de Israel" (1 Nefi 19:13; Ezequiel 8:4).

El porqué

Debido al hecho de que los autores del Antiguo Testamento tendieron a recurrir a los aspectos positivos y negativos de este simbolismo, Welch y Seely consideraron lo siguiente:

Aunque la evidencia no permite una conclusión firme con respecto a la fecha de la alegoría de Zenós, las dimensiones positivas y negativas de la imagen del Antiguo Testamento del árbol del olivo es difícil de reconciliar en estos textos sin asumir que un simple paradigma (como la alegoría de Zenós) existiera en el antiguo Israel utilizando estas dos dimensiones. Jacob 5 provee el paradigma completo unificando las muchas referencias dispersas en el Antiguo Testamento al árbol del olivo como una imagen para la casa de Israel e iluminando lo que la imagen probablemente habría significado para la audiencia antigua israelita.1

Las escrituras de Ezequiel tocan brevemente aspectos positivos y negativos del simbolismo del árbol. Sin embargo, no es difícil imaginar que fueron derivados de, o aluden a, una alegoría mucho más grande refiriéndose a la dispersión y recogimiento de Israel. Aunque es posible que el Libro de Mormón esté tomando prestado de Ezequiel y otros autores bíblicos, esto parece improbable. Seely y Welch concluyeron:

Si bien es posible que estas dos líneas diametralmente opuestas de simbolismos críticos negativos y metáforas positivas misericordiosas se desarrollaran al azar en el antiguo Israel y que Zenós llegara tarde en esa tradición y sirviera para sintetizar todos estos elementos en una sola historia coherente, la explicación más simple es que Zenós probablemente precedió a... Oseas, Isaías y Jeremías [y Ezequiel] por varias generaciones, y que todos estos profetas posteriores conocieron y se basaron específicamente en Zenós, con bastante frecuencia. De cualquier manera, parece altamente improbable que José Smith, operando sobre sus propias facultades mentales, haya podido trabajar con su vocabulario limitado de Jacob 5, teniendo en mente toda la diversidad y elementos específicos de cada uno de estos textos del Antiguo Testamento, para luego unir de estas líneas complejas un simbolismo elegante y vívido como la alegoría magistral de Zenós en Jacob 5.2

Otras lecturas

David Rolph Seely y John W. Welch, “Zenos and the Texts of the Old Testament”, en The Allegory of the Olive Tree: The Olive, the Bible, and Jacob 5, ed. Stephen D. Ricks y John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1994), 322—346.

Book of Mormon Central en Español, “¿Se conoce algo del profeta Zenós fuera del Libro de Mormón? (Jacob 5:1)”, KnoWhy 67, (24 de marzo de 2017).

  • 1. David Rolph Seely y John W. Welch, “Zenos and the Texts of the Old Testament”, en The Allegory of the Olive Tree: The Olive, the Bible, and Jacob 5, ed. Stephen D. Ricks y John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1994), 322—346.
  • 2. David Rolph Seely y John W. Welch, “Zenos and the Texts of the Old Testament”, en The Allegory of the Olive Tree: The Olive, the Bible, and Jacob 5, ed. Stephen D. Ricks y John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1994), 322—346, en 346.