Filipenses; Colosenses: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

Imagen de un hombre en la cima de una montaña por kierferpix vía Adobe Stock.

Las epístolas paulinas de Filipenses y Colosenses reciben poca atención en el temario oficial de Ven Sígueme de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sin embargo, estos textos contienen valiosas enseñanzas para los Santos de los Últimos días. Por ejemplo, gran parte del lenguaje del artículo de fe 13 proviene de los filipenses:

Artículo de Fe 13

Filipenses 4:8

Creemos en ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos, y en hacer el bien a todos los hombres; en verdad, podemos decir que seguimos la admonición de Pablo: Todo lo creemos, todo lo esperamos, hemos sufrido muchas cosas, y esperamos poder sufrir todas las cosas. Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad.

Además, “[u]na segunda relación importante es el himno incrustado que se encuentra en [Filipenses] 2: 6–11 (compárese Colosenses 1:13-20), que documenta la creencia cristiana temprana en la divinidad de Jesucristo. En forma concisa, presenta la doctrina de Cristo, su descenso a la tierra y su exaltación, que proporcionan un modelo para las enseñanzas de los Santos de los Últimos Días sobre el tema”.1 Cuando se reestructura cuidadosamente, resalta la naturaleza de himno o poética de este pasaje y da una profunda calidad estética a las palabras de Pablo:

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

el que, siendo en forma de Dios,

 

no tuvo como usurpación el ser igual a Dios.

 

sin embargo, se despojó a sí mismo,

tomando forma de siervo,

 

haciéndose semejante a los hombres;

 

y hallándose en la condición de hombre,

 

se humilló a sí mismo,

y se hizo obediente hasta la muerte,

 

y muerte de cruz.

 

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,

y le dio un nombre

 

que es sobre todo nombre;

 

para que en el nombre de Jesús

se doble toda rodilla

 

de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo

 

de la tierra;

 

y toda lengua confiese

que Jesucristo es el Señor,

 

para la gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:6-11)2

Este himno contiene abundante material teológico que complementa las enseñanzas de Nefi acerca de la condescendencia de Dios (1 Nefi 11:16), y por lo tanto no debe ser pasado por alto por los Santos de los Últimos Días que estudian este importante tema de las Escrituras.3

Tanto Filipenses como Colosenses también contienen advertencias apostólicas de Pablo que dan a los lectores modernos una idea de la creciente apostasía que eventualmente superaría a la iglesia del primer siglo:

Filipenses 3:2–3

Colosenses 2:8, 18

Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de la mutilación. Porque nosotros somos la circuncisión, los que servimos en espíritu a Dios, y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.

 

Mirad que ninguno os engañe por medio de filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. . . . Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal.

Los seguidores modernos de Jesucristo no son menos susceptibles a "vanas sutilezas" y a las filosofías de los hombres como las del siglo I, y harían bien en escuchar las advertencias de Pablo en estas dos epístolas.

Si bien las advertencias de Pablo sobre los peligros siempre presentes de la apostasía pueden ser aleccionadoras, concluyó su epístola a los santos de Filipo con esta exhortación que todavía suena vibrantemente unos 2,000 años después: "Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, tanto para estar saciado como para tener hambre, tanto para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:12-13)

Artículos relacionados

  • 1. Thomas A. Wayment, The New Testament: A Translation for Latter-day Saints: A Study Bible (Provo and Salt Lake City, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, and Deseret Book, 2019), 351.
  • 2. Wayment, The New Testament, 353.
  • 3. Frank F. Judd Jr., “The Condescension of God according to Paul,” Shedding Light on the New Testament: Acts–Revelation, ed. Ray L. Huntington, Frank F. Judd Jr., y David M. Whitchurch (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2009), 171–192.

Buscar post destacados