Jesucristo

Jesús, María y José, por Jorge Cocco
KnoWhy #219
"Y él volverá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a sus padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con una maldición".
3 Nefi 25:6
 Basílica de San Lorenzo: vitral de Malaquías, por Wolfgang Sauber
KnoWhy #218
"Y sucedió que les mandó escribir las palabras que el Padre había dado a Malaquías, las cuales él les diría"
3 Nefi 24:1
Ventana de Isaías en la iglesia Luterana de St. Matthews en Charleston, SC
KnoWhy #217
"Sí, un mandamiento os doy de que escudriñéis estas cosas diligentemente, porque grandes son las palabras de Isaías"
3 Nefi 23:1
Amanecer en la tierra de desolación, por James Fullmer
KnoWhy #216
"Porque tu Hacedor, tu Marido, el Señor de los Ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel, será llamado el Dios de toda la tierra"
3 Nefi 22:5; Isaías 54:5
Mi siervo, imagen vía Book of Mormon Central
KnoWhy #215
"Mas he aquí, la vida de mi siervo estará en mi mano; por tanto, no lo dañarán, aunque sea herido por causa de ellos"
3 Nefi 21:10
Oberwinkling St. Wolfgang, Mattana
KnoWhy #214
"Y he aquí, vosotros sois los hijos de los profetas; y sois de la casa de Israel; y sois del convenio que el Padre concertó con vuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu posteridad serán benditas todas las familias de la tierra"
3 Nefi 20:25
Cristo orando con los nefitas, por Ted Henniger
KnoWhy #213
"Padre, te ruego por ellos, y también por todos aquellos que han de creer en sus palabras, para que crean en mí, para que yo sea en ellos como tú, Padre, eres en mí, para que seamos uno"
3 Nefi 19:23, cf. v. 29
Uno de los rollos de Ketef Hinnom
KnoWhy #212
"Y ocurrió que Jesús los bendijo mientras le dirigían sus oraciones; y la sonrisa de su faz fue sobre ellos, y los iluminó la luz de su semblante"
3 Nefi 19:25
El mural sacramental, por Minerva Teichert
KnoWhy #211
"Y haréis esto en memoria de mi cuerpo que os he mostrado"
3 Nefi 18:7
Yo Soy la Luz del mundo, por James Fullmer
KnoWhy #210
"[Y] no hay lengua que pueda hablar, ni hombre alguno que pueda escribir, ni corazón de hombre que pueda concebir tan grandes y maravillosas cosas como las que vimos y oímos a Jesús hablar"
3 Nefi 17:17

Páginas