Muerte

Lamanites sacrificing a woman (Lamanitas sacrificando una mujer) por Jody Livingston
KnoWhy #229
"Y también... tomaron muchos prisioneros, tanto mujeres como niños, y los ofrecieron como sacrificio a sus ídolos".
Mormón 4:14
Mormón compendiando las Planchas por Tom Lovell
KnoWhy #227
"Y sobre las planchas de Nefi hice una relación completa de todas las iniquidades y abominaciones; mas sobre estas planchas me abstuve de hacer un relato completo de sus iniquidades y sus abominaciones; porque he aquí, desde que he sido capaz de observar las vías de los hombres, ha estado delante de mis ojos una escena continua de maldades y abominaciones"
Mormón 2:18
 Quinto Evangelio, por Book of Mormon Central
KnoWhy #222
"En verdad, en verdad os digo que este es mi evangelio"
3 Nefi 27:21
 Cristo bendiciendo a los niños nefitas por Ted Henninger
KnoWhy #220
"Y sucedió que enseñó y ministró a los niños de la multitud de lo que ha hablado, y soltó la lengua de ellos, y declararon cosas grandes y maravillosas a sus padres, los mayores aún que las que había revelado al pueblo; y desató la lengua de ellos de manera que pudiera expresarse"
3 Nefi 26:14
Adaptación de Zemnaríah colgado, por James Fullmer
KnoWhy #192
"Y tomaron a Zemnaríah, su caudillo, y lo colgaron de un árbol... Y después de haberlo colgado, talaron el árbol".
3 Nefi 4:28
Seántum, por Briana Shawcroft
KnoWhy #180
"[L]uego os confesará, y no negará más que él ha cometido este asesinato. Y luego os dirá que yo, Nefi, no sé nada concerniente al asunto a menos que me haya sido dado por el poder de Dios".
Helamán 9:35–36
Mercado azteca de Tlatelolco, por Diego Rivera
KnoWhy #178
"Y he aquí, esto aconteció en una torre que se hallaba en el jardín de Nefi, jardín que estaba cerca del camino real que conducía al mercado principal"
Helamán 7:10
Kishkumen, por James Fullmer
KnoWhy #173
"[P]ero he aquí, mientras se dirigían al asiento judicial, el siervo de Helamán apuñaló a Kishkumen en el corazón, de manera que cayó muerto sin un solo gemido".
Helamán 2:9
"Cristianos conversos", por Minerva Teichert
KnoWhy #132
"Ahora pues, muy amados hermanos míos, ya que Dios ha quitado nuestras manchas, y nuestras espadas se han vuelto lustrosas, no las manchemos más con la sangre de nuestros hermanos"
Alma 24:12
El Fin del Mundo, por John Martin
KnoWhy #123
“Y así terminó el año undécimo de los jueces… el pueblo de Ammoníah había sido destruido; sí, toda alma viviente de los ammoniahitas había sido destruida, y también su gran ciudad, la cual decían que Dios no podía destruir a causa de su grandeza. Mas he aquí que en un solo día quedó desolada; y los perros y las bestias feroces del desierto destrozaron los cadáveres"
Alma 16:9–11

Páginas