¿Utilizó Lehi poesía de los antiguos beduinos?

KnoWhy #5
“¡Oh, si fueras semejante a este río, fluyendo continuamente en la fuente de toda rectitud! ¡Oh, si fueras tú semejante a este valle, firme, constante e inmutable en guardar los mandamientos del Señor!”
1 Nefi 2:9–10

El Conocimiento

Después de servir en la Segunda Guerra Mundial, Hugh Nibley comenzó una renombrada carrera como profesor de lenguas y escritura antigua en la Universidad de Brigham Young. Como un oficial de inteligencia en el ejército de los EE. UU., quedó fascinado con todo tipo de culturas, incluyendo la Arábica y otras sociedades del Medio Oriente.

En 1950, Nibley publicó una serie de artículos en la revista principal de la iglesia SUD, The Improvement Era. En esta serie, Hugh comparó muchos puntos de cultura, costumbres sociales y el idioma que se encuentran en las primeras cincuenta páginas del Libro de Mormón, con prácticas encontradas en las tribus beduinas del Medio Oriente.1Lehi y su familia, como los beduinos, estaban en el desierto. Se necesita mucho para sobrevivir en el desierto Arábico, tal como Nibley y líderes militares han experimentado en sus campañas, especialmente en Egipto y el resto del Norte de África.

Hugh Nibley

Como parte de su serie, “Lehi en el Desierto”, Nibley sugirió muchas comparaciones convincentes entre Lehi y los árabes. Encontró que las palabras e imágenes del sueño de Lehi tenían lugar con los rasgos y las características del estilo del pueblo jeque del desierto. El vivir en tiendas de campaña, los rigores de viajar, los problemas con el equipaje y la comida, la necesidad de evitar a extraños, la dinámica de la familia, nombramiento de lugares y especialmente la alegría de ver agua, eran parte de la experiencia de estos viajeros del desierto.

En una comparación culminante, el lingüista Nibley estaba en su mejor momento cuando detectó y exploró distintas características de la poesía arábica temprana tal como se practicaba por los beduinos en el desierto Arábico.2Sus estudios identificaron y describieron siete componentes comunes de la poesía del desierto, que eran “requeridos del auténtico y verdadero poeta del período más temprano”.3Estos componentes se describen de la siguiente manera:

  1. Son Brunnen [lieder] o Quellenlieder, dicho en alemán, lo cual significa canciones inspiradas por ver el agua brotando desde una fuente o fluyendo por un valle.
  2. Están dirigidos a uno o (generalmente) dos compañeros de viaje.
  3. Alaban la belleza y excelencia del paisaje, llamando la atención del oyente con el fin de enseñar.
  4. El oyente es instado a ser como aquello que contempla.
  5. El poema es recitado de manera improvisada, o en el momento, y con gran sentimiento.
  6. Son muy cortos, cada pareado es un poema completo por sí mismo.
  7. Cada verso debe ser seguido por un “hermano”, haciendo un perfecto par. 4

Cada uno de estos siete componentes están hermosa y exquisitamente cumplidos por Lehi en exhortación poética a sus dos hijos mayores, Lamán y Lemuel, en 1 Nefi 2:9-10, donde dice:

“Y cuando mi padre vio que las aguas del río desembocaban en la fuente del mar Rojo, habló a Lamán, diciendo:

                “Oh, si fueras semejante a este río,
                 fluyendo continuamente
                 en la fuente de toda rectitud!” 

Y dijo también a Lemuel:

                “Oh, si fueras tú semejante a este valle,
                 firme, constante e inmutable
                 en guardar los mandamientos del Señor!”5

Aquí, Lehi: (1) mira que el río fluye a través del valle y desemboca en el mar, (2) se dirige a dos de sus hijos que viajan con él, (3) hace de la majestuosidad del paisaje un ejemplo práctico para ellos, (4) los insta a ser como el río y el valle, (5) parece dar un consejo poético improvisado, (6) cada verso es conciso y puede ser completo por sí mismo, y (7) junta dos pareados perfectamente equilibrados, dirigidos a hermanos, y a nadie menos. Por lo tanto, la poesía de Lehi contiene todas las siete características de la poesía arábica que Nibley había notado.

El Por Qué

Lehi compares his sons Laman and Lemuel to a valley and a river.

Cuando publicó sus investigaciones por primera vez en 1950, Nibley se maravilló: “No puede haber mayor evidencia sorprendente o impresionante para la autenticidad del Libro de Mormón que estos pequeños versos elocuentes… que Lehi en una ocasión se dirigió a sus hijos rebeldes”.6

A pesar de que su entusiasta explicación inicial fue modestamente moderada en ediciones posteriores.7Nibley todavía tenía toda razón para estar impresionado: “Aquí tenemos, más allá de cualquier duda, todos los elementos de un hecho del que ninguna persona occidental en 1830 tenía la más remota idea. Lehi se presenta ante nosotros como un poeta, así como también un gran líder y profeta, y así debería ser”.8

Nibley concluye: “Habría sido algo imposible para el hombre más erudito que haya vivido en 1830 escribir el libro, como lo hizo José Smith”.9

Aunque la poesía arábica disponible que Nibley estudió viene de un periodo de tiempo posterior y tiene muchas otras características que no se encuentran en el Libro de Mormón, los atributos compartidos entre las palabras de Lehi y las prácticas prevalecientes entre los beduinos pueden indicar una geografía compartida para su origen, si es que no hay un origen literario común.

Además, no debe pasar por alto que Lehi pudo haber estado basándose en sus conocimientos, como profeta, de las palabras de Isaías. En Isaías 48:18, el Redentor de Israel grita: “¡Oh, si hubieras escuchado mis mandamientos! Entonces tu paz habría sido como un río, y tu justicia como las olas del mar”.  Lehi, viendo el valle con sus paredes seguras y un pequeño río fluyendo hacia en Mar Rojo, donde él y su familia se habían refugiado, les rogó profética y poéticamente que sus hijos mayores guardaran los mandamientos, firme y constantemente.

El hecho de que Lehi invierte el orden de las palabras de Isaías, de mandamientos//justicia a justicia//mandamientos, puede indicar que Lehi estaba conscientemente aludiendo al pasaje de Isaías.10Esta teoría se puede apoyar con el hecho de que este pasaje de Isaías es citado por Nefi al final de 1 Nefi, en 1 Nefi 20:18.

La interpretación de Nibley sobre la poesía de Lehi, reconociendo las sensibilidades israelitas y paternas de Lehi, da algunas razones para ver el texto en 1 Nefi 2:9-10 como algo hermoso y evocativamente elaborado, perfectamente adecuado para la situación personal de Lehi y de su familia, creando una escritura maravillosamente inspirada.

Otras Lecturas

Hugh Nibley, Lehi in the Desert/The World of the Jaredites/There Were Jaredites, The Collected Works of Hugh Nibley: Volume 5 (Salt Lake City/Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1988), 84–92.

Hugh Nibley, An Approach to the Book of Mormon, The Collected Works of Hugh Nibley: Volume 6 (Salt Lake City/Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1988), 265–277.

 

  • 1. En Boyd Jay Peterson, Hugh Nibley: A Consecrated Life (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2002), 249, Peterson cita de una carta de Nibley enviada a su amigo Paul Springer, describiendo su método: “Para un experimento decidí hace un año centrar toda mi atención a un par de capítulos y simplemente analizar cada pieza. Esto ha implicado una enorme investigación… pero ha sido muy gratificante” (cita de Hugh Nibley, Letter to Paul Springer, sin fecha, 1950).
  • 2. Véase Hugh Nibley, “Lehi in the Desert—Part VI,” Improvement Era 53/6 (June 1950):517–518; Hugh Nibley, “Lehi in the Desert—Part VII,” Improvement Era 53/7 (July 1950): 566–567, 587–588; reimpreso en Hugh Nibley, Lehi in the Desert/The World of the Jaredites/There Were Jaredites, The Collected Works of Hugh Nibley: Volume 5 (Salt Lake City/Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1988), 84–92.
  • 3. Nibley, Lehi in the Desert, 90.
  • 4. Nibley, Lehi in the Desert, 90. Numbers 6 and 7 are merged in the original. See Nibley, “Lehi in the Desert—Part VII,” 567.
  • 5. Puntuación y formato tomado de Grant Hardy, ed., The Book of Mormon: A Reader’s Edition (Urbana/ Chicago, IL: University of Illinois Press, 2003), 8.
  • 6. Nibley, “Lehi in the Desert—Part VI,” 517.
  • 7. Véase la declaración revisada en Nibley, Lehi in the Desert, 85.
  • 8. Nibley, Lehi in the Desert, 90–91.
  • 9. Nibley, Lehi in the Desert, 123.
  • 10. Se dice que cada inversión entre comillas sigue la Ley de Seidel. Véase Dave Bokovoy, “Inverted Quotations in the Book of Mormon,” Insights: A Window on the Ancient World 20/10 (October 2000): 2; David E. Bokovoy y John A. Tvedtnes, Testaments: Links Between the Book of Mormon and the Hebrew Bible (Tooele, UT: Heritage Press, 2003), 56–60.