¿Cómo ayudó el Libro de Mormón a los primeros santos a entender los dones espirituales?

Enero 26, 2018
"Shakers dance" (Baile de los tembladores) vía Wikimedia Commons
KnoWhy #299
"Shakers dance" (Baile de los tembladores) vía Wikimedia Commons
"Y además os exhorto, hermanos míos, a que no neguéis los dones de Dios, porque son muchos, y vienen del mismo Dios. Y hay diversas maneras de administrar estos dones, pero es el mismo Dios que obra todas las cosas en todo; y se dan a los hombres por las manifestaciones del Espíritu de Dios para beneficiarlos".
Moroni 10:8

El Conocimiento

En el otoño de 1830, Oliver Cowdery, Parley P. Pratt, Peter Whitmer Jr. y Ziba Peterson pasaron por Kirtland, Ohio camino a Misuri.1 Durante su breve estadía, predicaron que el Señor había restaurado los dones del espíritu de los que se habla en el Nuevo Testamento.2 Sin embargo, después de que los misioneros dejaron Misuri, los conversos se quedaron con poca experiencia, pocas copias del Libro de Mormón y ninguna copia de otras revelaciones de José Smith para consultar al practicar su nueva fe.3 Influenciados por creencias que traían consigo de sus iglesias anteriores, en sus reuniones algunos de ellos empezaron a introducir elementos de adoración carismáticos, pensando que eran dones espirituales que los misioneros les habían enseñado.4

Muchos de estos elementos carismáticos están relacionados con el Libro de Mormón. Un hombre, por ejemplo, se dejaban caer como si estuviera muerto y luego revelaba lo que Dios le había dicho mientras estaba inconsciente, como Alma y el rey Lamoni.5 Otros hablaban en lenguas, como se describe en Moroni 10:15-16.6 Otros todavía pretendían usar la espada de Labán, o deslizarse en el piso, diciendo que navegaban en un bote hacia los lamanitas.7 El 8 de marzo de 1831, José Smith recibió una revelación (ahora DyC 46) que aborda el problema.8 En él, el Señor aprobó los dones espirituales, pero también proporcionó información detallada que ayudaría a los santos a evitar malentendidos o mal uso de ellos (véase DyC 46:8).

Por motivo de que la malinterpretación del Libro de Mormón parece haber sido parte del problema para los santos en Kirtland, el Señor se dirigió al mismo Libro de Mormón para ayudar a corregir el error. De varias maneras, DyC 46 alude a Moroni 10 para explicar los dones espirituales a los santos en Ohio. DyC 46:7, por ejemplo, declara que "lo que el Espíritu os testifique, eso quisiera yo que hicieseis con toda santidad de corazón". Moroni 10:6-7 explica qué es "lo que el Espíritu... testifi[ca]". Establece que el Espíritu testifica de "cualquier cosa que es buena... justa y verdadera" y "reconoce" a Cristo. Así es como pudieron evaluar las manifestaciones espirituales que habían estado recibiendo.9

Con esto en mente, DyC 46:8 declara: "[B]uscad diligentemente los mejores dones", o, como dijo Moroni, "no neguéis los dones de Dios" (Moroni 10:8). Luego enumera muchos de estos dones en casi la misma manera en que se presentan en el Libro de Mormón, tal como se compara en la siguiente tabla.10

Moroni 10:8-17

Doctrina y Convenios 46:11–26

"porque son muchos [dones], y vienen del mismo Dios" (v. 8).

"pues hay muchos dones" (v. 11)

"Y hay diversas maneras de administrar estos dones" (v. 8)

“Y además, el Espíritu Santo hace saber a algunos las diferencias de administración” (v. 15)

"y se dan a los hombres por las manifestaciones del Espíritu de Dios para beneficiarlos" (v. 8)

“y a todo hombre le es dado un don por el Espíritu de Dios” (v. 11)

“Porque he aquí, a uno le es dado por el Espíritu de Dios enseñar la palabra de sabiduría” (v. 9)

“Y además, de cierto os digo, que a algunos les es dada, por el Espíritu de Dios, la palabra de sabiduría” (v. 17)

“y a otro, enseñar la palabra de conocimiento por el mismo Espíritu” (v. 10)

“a otros, la palabra de conocimiento, para que se instruya a todos a ser sabios” (v. 18)

“y a otro, una fe sumamente grande” (v. 11)

“Y además, a unos les es dado tener fe para ser sanados” (v. 19)

“y a otro, los dones de sanar por el mismo Espíritu” (v. 11)

“y a otros, fe para sanar” (v. 20)

“y además, a otro, obrar poderosos milagros” (v. 12)

“Y además, a algunos les es dado obrar milagros” (v. 21)

"y además, a otro, profetizar concerniente a todas las cosas" (v. 13)

“y a otros, profetizar” (v. 22)

"y además, a otro... espíritus ministrantes" (v. 14)

"y a otros, discernir espíritus".11 (v. 23)

“y además, a otro, todo género de lenguas” (v. 15)

“Y además, a algunos les es dado hablar en lenguas” (v. 24)

“y además, a otro, la interpretación de idiomas y diversas clases de lenguas” (v. 16)

“y a otros, la interpretación de lenguas” (v. 25)

“Y todos estos dones vienen por el Espíritu de Cristo” (v. 17)

“y todos estos dones vienen de Dios” (v. 26)

De esta manera, la sección 46, como Moroni 10, reafirma que los dones espirituales son apropiados, pero solo si son buenos, justos, verdaderos y llevan a las personas a Cristo.12 Esta revelación ayudó a las personas a saber cómo evaluar qué dones eran realmente del Espíritu y cuáles no.13 En DyC 46, el Señor ayudó a las personas a leer los versículos del Libro de Mormón sobre los dones espirituales en el contexto adecuado, para que pudieran ver dónde se habían desviado.

El Porqué

Parece que los santos en Kirtland sacaron los versículos aisladamente del Libro de Mormón para apoyar el tipo de adoración demasiado entusiasta en la que estaban involucrados. El Señor respondió ayudando a los santos a leer las escrituras en su contexto general, lo que los mantuvo lejos de ser engañados.14 Lo mismo se puede decir de muchas personas hoy en día. Cuando las personas estudian solo unos pocos versículos del Libro de Mormón en forma aislada, se pueden usar para sustentar una variedad de puntos que pueden estar o no en armonía con las escrituras.15 Sin embargo, cuando se ven en su contexto, las escrituras pueden ayudar a las personas a seguir el camino correcto.

Los primeros santos buscaban los dones del Espíritu tales como los representados en el Nuevo Testamento. Day of Pentecost (Día de Pentecostes) por Zach Ellis

Como dijo James E. Faust: "Ruego a todos que no traten de buscar principios del evangelio ni de las Escrituras para justificar sin razón la desobediencia espiritual o para apartarse de las responsabilidades de los convenios y las ordenanzas en contra del consejo de los que tienen la voz profética en la Iglesia. Las Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia no son, como lo advirtió Pedro, 'de interpretación privada'".16

Una vez que los miembros de la Iglesia comenzaron a ver los dones espirituales en el contexto apropiado, pudieron experimentar un derramamiento apropiado de estos dones de la manera que el Señor lo deseaba. Mary Fielding Smith, que vivía en Kirtland después de que José Smith había aclarado estos asuntos, informó que "los corazones de la gente se derritieron y el Espíritu y el poder de Dios descansaron sobre nosotros de una manera notable. Muchos hablaron en lenguas y muchos profetizaron e interpretaron... Tal tiempo de amor y renovación nunca se conoció".17

Fue solo después de que el Señor les recordó a los santos en Ohio las enseñanzas del Libro de Mormón, que experimentaron estas verdaderas manifestaciones de los dones del Espíritu. Este hecho debería servir como un recordatorio de que leer el Libro de Mormón en su contexto, como lo demuestra el Señor en Doctrina y Convenios 46, puede ayudar a las personas a evitar el engaño y el error y a mantenerse en el camino que conduce al reino celestial. 

Otras Lecturas

Janiece Johnson y Jennifer Reeder, The Witness of Women: Firsthand Experiences and Testimonies from the Restoration (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2016), 95–104.

Matthew McBride, “El entusiasmo religioso entre los primeros conversos de Ohio”, en Revelaciones en Contexto; Las historias detrás de las secciones de Doctrina y Convenios (Salt Lake City, UT: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2016), 105-111.

Keith J. Wilson, “Spiritual Gifts”, en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 739.

Bruce K. Satterfield, “Moroni 9–10: Remember How Merciful the Lord Hath Been”, en Fourth Nephi Through Moroni, From Zion to Destruction, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate, Jr., The Book of Mormon Symposium Series, Volume 9 (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1995), 277–288.

  • 1. Matthew McBride, “El entusiasmo religioso entre los primeros conversos de Ohio”, en Revelaciones en Contexto; Las historias detrás de las secciones de Doctrina y Convenios (Salt Lake City, UT: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2016), 106.
  • 2. McBride, “El entusiasmo religioso”, 106.
  • 3. McBride, “El entusiasmo religioso”, 107.
  • 4. McBride, “El entusiasmo religioso”, 107.
  • 5. McBride, “El entusiasmo religioso”, 108.
  • 6. McBride, "El entusiasmo religioso", 108.
  • 7. McBride, “El entusiasmo religioso”, 108.
  • 8. H. George Bickerstaff, “Gifts of the Spirit”, en Encyclopedia of Mormonism, ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1992), 2:544–546.
  • 9. S. Brent Farley, “Come Unto Christ: Moroni 9–10”, en The Book of Mormon, Part 2: Alma 30 to Moroni, ed. Kent P. Jackson, Studies in Scripture: Volume 8 (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1988), 310.
  • 10. Esta lista también es similar a 1 Corintios 12:4-10, pero parece estar empleando el contexto del Libro de Mormón, no el de 1 Corintios.
  • 11. Aunque la frase "discernimiento de espíritus" proviene de 1 Corintios 12, es solo mediante la lectura en conjunto con la discusión única de Moroni sobre espíritus que esto puede ser entendido. Véase Keith J. Wilson, “Spiritual Gifts”, en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 739.
  • 12. Los dones espirituales no solo son aceptables, sino que en realidad deberían esperarse y usarse activamente en la verdadera iglesia. Véase Hugh Nibley, Since Cumorah, The Collected Works of Hugh Nibley, Volume 7 (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1988), 108–109.
  • 13. Véase Brant A. Gardner, Second Witness: Analytical and Contextual Commentary on the Book of Mormon, 6 vols. (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2007), 6:410.
  • 14. Para un estudio de Moroni 10 en su contexto, véase Bruce K. Satterfield, “Moroni 9–10: Remember How Merciful the Lord Hath Been”, en Fourth Nephi Through Moroni, From Zion to Destruction, eds. Monte S. Nyman y Charles D. Tate, Jr., The Book of Mormon Symposium Series, Volume 9 (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1995), 280–285.
  • 15. El don de lenguas es quizás el caso más obvio. Véase Joseph Fielding McConkie, Robert L. Millet y Brent L. Top, Doctrinal Commentary on the Book of Mormon, 4 vols. (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1987–1992), 4:369.
  • 16. James E. Faust, “Las Llaves Que Nunca Se Enmohecen”, Liahona, Noviembre 1994, en línea en lds.org.
  • 17. Janiece Johnson y Jennifer Reeder, The Witness of Women: Firsthand Experiences and Testimonies from the Restoration (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2016), 96.